CrediMarket
Bankimia ahora es CrediMarket

Créditos inmediatos

En ocasiones, las economías domésticas están calculadas al milímetro. Es por eso que, a veces, hacer frente a un gasto imprevisto de forma rápida se convierte en una tarea harto complicada. Una opción para poder sufragarlos son los créditos rápidos, préstamos que se entregan en como mucho 48 horas.

Tipos de créditos inmediatos

Actualmente existen en el mercado diferentes tipos de créditos inmediatos, cada uno con sus propias características. Así, los hay que para poder acceder a ellos se tienen que seguir unos trámites, como facilitar cierta documentación personal y financiera a la entidad, y otros en lo que es prácticamente innecesario.

Mini préstamos

Mini préstamos: También denominados mini créditos, se trata de préstamos de pequeña cuantía a retornar, en una sola cuota, en un corto periodo de tiempo. Normalmente se destinan a un gasto puntual y los intereses que se deben pagar por ellos son bastante elevados.

Ofrecen hasta 600 euros a devolver entre 21 y 30 días aproximadamente. Las empresas que los gestionan los conceden casi al instante, a veces en pocas horas. Se pueden pedir por Internet, por teléfono y a través de SMS, y sin excesivos requisitos. DNI y datos bancarios suelen ser los documentos que se exigen a los solicitantes. Depende de las financieras, en ocasiones se otorgan a personas sin una nómina fija e, incluso, que aparecen en listados de morosos, como ASNEF, por importes de pequeña cuantía.

Sus principales ventajas son la inmediatez con la que se otorgan y los pocos trámites que precisan. Mientras que su gran inconveniente es su coste, más elevado que el resto de préstamos.

Préstamos rápidos

Préstamos rápidos: No se deben confundir con los mini préstamos. El solicitante sabe, casi al instante de rellenar el formulario de petición, si la financiera o el banco se lo va a conceder.

Con todo, tardan en hacerlos efectivos entre 24 y 48 horas, tiempo en que las entidades validan y verifican toda la documentación que exigen. Entre otros, el DNI del prestatario, su teléfono, las últimas nóminas, su historial laboral y bancario.

Los importes máximos que se pueden solicitar por esta vía no acostumbran a superar los 10.000 euros, que se pueden retornar en hasta cinco años. Los préstamos rápidos se puede pedir online, por teléfono... En la actualidad existen varias empresas que se dedican a ello (BIGBANK, Cofidis, Cetelem,…).

Así pues, sus ventajas son la rapidez con la que el solicitante sabe si le conceden o no el préstamo y que no es necesario cambiar de banco o caja para pedir uno. Sus hándicaps, el coste, ya que si bien son más económicos que los mini créditos resultan más caros que otros préstamos y que el dinero que se puede solicitar es muy limitado.

Préstamos preconcedidos

Préstamos preconcedidos: Los entregan los bancos y cajas a clientes que, sin más aval, tienen un historial bancario estable, varios productos de la entidad contratados... De hecho, en los últimos años se ha convertido en un servicio más que ofrecen las entidades financieras a sus usuarios.

Suele tratarse de cantidades relativamente pequeñas, entre 5.000 y 20.000 euros, y funciona como una línea de crédito de la que se dispone y que, a medida que se va utilizando, se va retornando.

Se pueden contratar por teléfono, Internet, en las oficinas de la entidad y, en ocasiones, a través del propio cajero automático.

Como ventajas destacan la rapidez con la que se pueden disponer y su coste, que suele ser más económico. La gran desventaja es que para poder optar a uno se tiene que ser cliente desde hace tiempo de la entidad, tener unos ingresos estables, varios productos asociados...

Tarjetas de crédito

Tarjetas de crédito: Las tarjetas de crédito permiten aplazar los pagos de las compras que se realicen. Forman parte de los llamados créditos revolving, que las entidades financieras ponen a disposición de sus clientes por un periodo determinado de tiempo. Así, les proponen una cantidad de dinero que pueden utilizar totalmente o en parte, quedando en estos casos el resto en reserva por si se precisa de él más adelante.

El importe máximo del que se puede disponer se establece en el contrato de emisión de la misma y puede variar según la entidad financiera de la que dependa y el historial crediticio del cliente, lo mismo sucede con el plazo de reembolso. Además, puede ser modificado si el banco o caja y el titular llegan a un acuerdo. Aplazar los gastos con las tarjetas de crédito supone la aplicación de un interés medio que oscila entre el 12 y el 25% TAE.

Sus ventajas, que una vez solicitado no es necesario volverlo a pedir y que sólo se pagan intereses por la parte que se utiliza. Además, en ocasiones, no es necesario cambiar de banco para tener acceso a uno.

Sea como sea, el solicitante de un préstamo, antes de pedirlo, debería tener en cuenta varios aspectos. Entre ellos, la situación personal del prestatario, si necesita el dinero con mucha urgencia, la cantidad que precisa y los intereses que le cobrará la entidad…

Ayuda sobre préstamos personales (agosto de 2017)
Preguntas de usuarios

Ver más preguntas

CrediMarket Noticias
(agosto de 2017)
CrediMarket