CrediMarket

Compara los préstamos para tu negocio

Si quieres emprender o crecer como autónomo, te ayudamos a financiar tu negocio. Recopilamos los préstamos que puedes utilizar para empezar o expandir tu negocio. Puedes calcular las cuotas y solicitarlo online en menos de 2 minutos.

Préstamo Interés (T.I.N.)iCuota mensualFinanciación máx.Comisión apertura
1 préstamo encontrado
BBVA

Préstamo Autónomos y Pymes de BBVA

Desde 5,10 % Desde 231,00 € Hasta N/A 1,00 %
ver detalles
  • Importe:
    Importe
    Otra cantidad:
  • Plazo:
    Plazo
    Otra cantidad:
    años
  • Entidad:
    Todas
    Limpiar filtros
¿Qué es el tipo de interés? El interés es el coste que tiene para ti el dinero que debas en cada momento. La entidad financiera cobrará el dinero prestado más ese coste. El interés puede ser de dos tipos: fijo o variable. En el interés fijo el coste no cambiará en toda la vida del préstamo. Con el interés variable el coste variará periódicamente, trimestral, semestral o anualmente según el contrato del préstamo. El interés variable se determinará sumando el valor de un índice de referencia (habitualmente el Euribor) a una cantidad fija llamada diferencial. Cuanto menor sea el tipo de interés -en un préstamo a interés fijo- o el diferencial -en los préstamos a interés variable- menor será la cantidad total a pagar. ¿Dudas? Haz una pregunta
¿Qué debo saber antes de contratar un préstamo?

¿Cómo son los préstamos para autónomos?

Para obtener liquidez, hacer una inversión, cubrir gastos, comprar nueva maquinaria, renovar los equipos… O para un proyecto personal. Los préstamos para autónomos pueden tener muy variadas finalidades.

Habitualmente, las principales entidades tienen en sus carteras de productos expresos para este colectivo, que pueden tener dificultades para acceder a ellos por la relativa inestabilidad de sus ingresos. Y es que antes de aprobar cualquier financiación estudian muy a fondo el perfil del solicitante. En el caso de los autónomos, la facturación y antigüedad del negocio. Además, también les pedirán cierta antigüedad como cliente del banco.

Existen diferentes tipos de préstamos para este colectivo, que puede variar en función de la finalidad para la que se va a utilizar, el tipo de negocio, el perfil del cliente, el importe, el plazo…

Éstas son algunas de las vías de financiación que pueden pedir los trabajadores autónomos, con sus principales características:

  • Préstamos personales: Para llevar a cabo cualquier proyecto privado. Como si de un trabajador por cuenta ajena se tratara, las condiciones del préstamo variarán según sea la finalidad y el importe para el que se pide, o los ingresos de quien lo solicita. Eso sí, se le requerirá más documentación. Además de DNI y justificantes de ingresos se le solicitará el documento de alta de autónomo, últimos pagos de IVA...
  • Préstamos para autónomos: Como en los personales, el tipo de interés puede ser fijo (las cuotas serán siempre las mismas) o variable, referenciado a un índice (los pagos serán diferentes según vaya evolucionando el tipo). El plazo de amortización puede alargarse algo más y llegar a los 15 años (los préstamos al consumo no suelen superar los 10) y el importe, alcanzar los 75.000 euros.
  • Líneas de crédito: También se conoce como cuentas de crédito. El banco pone a disposición del cliente un importe y éste puede no usarlo o hacerlo en parte o en su totalidad durante un plazo: 12 meses, 24 meses… Y cobrará un interés por el dinero utilizado y en función de los días que se use.
  • Minipréstamos: Son préstamos por importes bajos (no más de 1.000 euros), que se tienen que devolver de una sola vez y en un corto periodo de tiempo, como mucho un mes. Puede ser útiles para cubrir una necesidad puntual pero peligrosos si se utilizan como medio de financiación habitual ya que los intereses que cobran son muy elevados. Hay empresas de minipréstamos que conceden este tipo de créditos a personas que están en listados de morosidad.
  • ‘Leasing’, ‘confirming’, ‘renting’...: Son opciones de financiación a medio y largo plazo a las que pueden recurrir autónomos y empresas. Con ellas se da la opción de alquilar un bien durante un tiempo determinado. Al finalizar el plazo, en función de la modalidad que se escoja, se puede renovar el contrato, comprar el objeto o devolverlo.
  • Hipotecas: Para la compra de locales, naves, oficinas… Dan la opción de contratarse a tipo fijo o variable, financian hasta el 100% del valor de tasación y dan la posibilidad de añadir periodos de carencia. Los plazos de amortización pueden alargarse hasta 20 años.
  • P2P: Se conceden a través de plataformas de crowdlending, en las que se ponen en contacto profesionales en busca de financiación e inversores. Tras indicar cuánto dinero se necesita, la plataforma analiza los riesgos de la inversión y se establece el “precio” del préstamo, el interés, así como los beneficios que tendrán los inversores.

¿Con qué dificultades se puede encontrar un autónomo al pedir financiación?

El simple hecho de ser autónomo es una de las dificultades con las que, a la hora de pedir financiación, se puede encontrar este sector profesional. Los bancos y financieras quieren asumir los mínimos riesgos posibles a la hora de conceder un préstamo: asegurarse que se les va a devolver el dinero que se les ha pedido, con los intereses que se hayan podido generar. Y el hecho de que los ingresos de estos trabajadores son irregulares pueden dificultar el acceso a un préstamo.

Si, entre otros, el solicitante ha registrado un descenso considerable del volumen de trabajo, tienen otras deudas, facturas por pagar y falta de ingresos es posible que se le deniegue la financiación.

También si aparece en un listado de morosidad como RAI o ASNEF frenará la posibilidad de tener aprobado un préstamo.

¿Qué documentos tiene que presentar un autónomo cuando pide un préstamo?

A la hora de estudiar la solicitud de un préstamo, las entidades financieras y bancarias suelen pedir a los autónomos más documentos que a las personas que trabajan con cuenta propia. El motivo, cerciorarse de que va a poder devolver el dinero en el plazo acordado, sin problemas ni retrasos ya que los ingresos de los autónomos son más inestables que los de un asalariado.

Los primeros pasos para acceder a la financiación son tener cierta antigüedad como cliente de la entidad, al menos, seis meses; la empresa ha de estar registrada en España y tener unos ingresos mínimos. Cumplidos todos ellos, habrá que presentar cierta documentación:

  • Original y copia del DNI.
  • Original y copia del documento de alta como autónomo.
  • Copia de la declaración de la Renta de los tres últimos años, con resúmenes anuales de IVA o IRPF o sociedades.
  • Últimos pagos de la Seguridad Social.
  • Documentos que argumenten la antigüedad del negocio.
  • Justificantes de ingresos.
  • Justificantes de otras deudas que se pudieran tener.
  • Plan de negocio.

¿Existen ayudas para autónomos que buscan financiación?

Uno de los principales problemas con los que se encuentra un emprendedor es conseguir la financiación que necesita para iniciar su negocio. Más allá de las vías, más o menos tradicionales, que se pueden encontrar en entidades bancarias o inversores, algunas administraciones (estatal, autonómica o local) facilitan subvenciones.

Habitualmente se destinan a financiar una inversión, ya sea para crear o modernizar una empresa, o para fomentar el empleo. En las primeras existen ayudas a perfiles y sectores muy concretos: mujeres, parados, desarrollo del mundo rural, comercio minorista… En las segundas se obtienen bonificaciones a quien contrate jóvenes de hasta 30 años, mujeres de hasta 35, autónomos, personas con alguna discapacidad…

Para poder saber las ayudas existentes, se puede pedir información a alguna de las asociaciones de autónomos que existen en España.

Entre ellas:

ATA autónomosCEAT

      , Federación Española de Autónomos

Confederación Nacional de Autónomos y MicroempresasUATAE

      , Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores

UPTA

    , Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos

¿Qué son los préstamos ICO?

Los préstamos ICO es como popularmente se conoce a las Líneas de Mediación o Líneas ICO. Se trata de productos de financiación destinados a pequeñas y medianas empresas y emprendedores, a veces también a comunidades de propietarios.

El Instituto de Crédito Oficial (ICO), que depende del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, define las características y condiciones (intereses, plazos, posibles carencias…) de estos préstamos, habitualmente más ventajosas que en un producto de financiación común, pero no los concede.

Del estudio de la solicitud, la aprobación y concesión se encargan las entidades de crédito, bancos con los que tienen acuerdo: BBVA, Caixabank, Bankia, Banco Santander…

A principios de año, el ICO suele hacer público el volumen de financiación que va a gestionar y las condiciones así como las entidades con los que va a colaborar. Normalmente, las líneas se dividen en dos grandes grupos.

  • Empresas y emprendedores: Para financiar proyectos de empresas y emprendedores en España.
  • Internacionalización: Para financiar el salto al extranjero y las exportaciones de empresas españolas.

¿Hay préstamos para autónomos con Asnef?

Conseguir un préstamo cuando se está en un listado de morosidad es complicado, tanto si se es autónomo como si se trabaja por cuenta ajena. Los bancos y entidades de crédito consultan, antes de dar el aprobado a un proceso de financiación, los diferentes listados de morosidad que existen.

El objetivo, comprobar que el solicitante ha respondido siempre, de forma responsable, a las deudas. Por tanto, de existir algún impago y se tuviera pedir un préstamo, es recomendable ponerse al día y saldar la deuda.

Con todo, y si bien muchas puertas de financiación se cierran cuando se está incluido en ficheros como RAI o ASNEF, existen algunas vías para conseguir un préstamo. Las explicamos:

  • Minipréstamos: Son préstamos de un importe muy bajo (no más de 1.000 euros) para hacer frente a una necesidad puntual. El dinero se tiene que devolver en un plazo muy corto de tiempo (uno o dos meses) y con unos intereses bastante elevados, por ese motivo se desaconsejan como método de financiación habitual. Hay financieras que comercializan este tipo de productos a personas que están en ficheros de morosos por deudas pequeñas (no más de 100 o 200 euros) y que no han sido adquiridos con bancos.
  • Préstamos con garantía hipotecaria: Existen Establecimientos financieros de crédito que prestan dinero a personas que están en un fichero como RAI o ASNEF si presentan un aval (coche, vivienda…), que tasan. Tras conocer su valor facilitan hasta el 40%.

¿Dónde se pueden contratar préstamos para nuevos emprendedores?

Las vías de financiación a las que se pueden acoger los nuevos emprendedores son variadas. Detallamos a continuación las más comunes:

  • Autofinanciación: Recurrir a los recursos propios, bien porque se tiene dinero ahorrado o porque se utilizan ayudas, como agrupar en un pago una prestación por desempleo, si se ha estado trabajando por cuenta ajena durante tiempo.
  • Préstamo o crédito bancario: Es la vía tradicional y más habitual. En este sentido, y como cualquier otro producto de financiación, hay que tener en cuenta varios aspectos, como el tipo de interés, el plazo de amortización… Pero, además, también hay que valorar todas las posibilidades y plantearse cómo se va a devolver el dinero si el negocio no fuera bien.
  • Microcréditos: Hay entidades que tienen microcréditos (no confundirlos con minipréstamos o minicréditos) para emprendedores. Préstamos para poner en marcha pequeñas empresas o inversiones para pymes y autónomos. Tienen un interés, que suele ser fijo, más bajo que un préstamo, financian hasta unos 50.000 euros a devolver en hasta 6 años. En ocasiones, permiten carencias.
  • Plataformas de micromecenazgo o financiación colectiva: Son el ‘crowdfunding’, ‘playfunding’, ‘crowdlending’, ‘crowdsourcing’... En las que se pone en contacto a los emprendedores con personas dispuestas a invertir en nuevos negocios y proyectos.
  • Business Angel: En castellano, inversor ángel, padrino inversor, inversor de proximidad... Son personas que invierten capital en una start up o una empresa nueva, que prevén próspero, a cambio de una participación en acciones. Además de dinero aportan su experiencia en negocios.
  • Venture Capital o Capital de riesgo: Son sociedades que invierten en nuevas empresas, habitualmente relacionadas con negocios nuevos o nuevas tecnologías, con un alto riesgo pero también con potencial de crecimiento a cambio de una participación en la misma.
  • Subvenciones: Se pueden solicitar a las Administraciones y son ayudas públicas que se destinan para iniciar o modernizar empresas y para impulsar el empleo.
  • FFF: Por las siglas en inglés de family, friends and fools (literalmente, familia, amigos y locos), y acostumbra a ser el primer recurso al que se suele acudir cuando se necesita dinero ya que, por el vínculo emocional que se tiene con el emprendedor, acostumbran a dejárselo y sin intereses.

¿Cuáles son los mejores préstamos para autónomos?

El mejor préstamo para un autónomo es aquel que cubre su necesidad de financiación y que no supone un agobio en su economía. Como con cualquier producto de financiación, no existe uno perfecto.

Se estima que la ratio de endeudamiento ideal, el porcentaje de deuda que tiene una empresa o autónomo en relación a sus recursos, no debe superar el 40 % o 50 %. A menor ratio, mayor seguridad ante una posible situación de insolvencia.

Así, antes de pedir un préstamo se han de tener en cuenta varios aspectos. Primero, valorar la oferta que facilita la entidad con la que se trabaja habitualmente. Es la que mejor conoce nuestras finanzas por lo que, de tener unos números saneados, es posible que nos concedan el préstamo con mayor facilidad. Pero también analizar las propuestas de otras entidades que, si quieren tenernos como clientes, es posible que ajusten.

Recordamos aquí algunos aspectos a tener en cuenta al valorar la contratación de un préstamo:

  • Tipo de interés: Cuanto más bajo, mejor ya que las cuotas serán más reducidas.
  • Plazo de amortización: Se debe intentar, en la medida de lo posible, que sea lo más breve ya que, cuanto más largo, más intereses se tendrán que pagar.
  • Comisiones: En la medida de lo posible hay que evitarlas, ya que encarecen el coste de la financiación. De no poder eludirlas, hay que intentar que sean lo más bajas posible.
  • Cantidad que se pide: Lo ideal es que el dinero que se solicite se ajuste al que se necesita ya que los intereses que se producen, además de por el plazo, también lo hacen en función del importe.

¿Cuánto dinero se puede pedir para empezar o iniciar un negocio?

Es muy complicado saber la cantidad exacta que se necesita pedir para emprender ya que, en función del tipo de negocio del que se trate, el gasto variará considerablemente. Una empresa de servicios necesitará una inversión menor en comparación con una industrial.

Es primordial que antes de crear una empresa se realice un plan de inversión inicial en el que se establezcan todas las necesidades que tendrá la empresa en sus inicios y en el que se pueda estimar la suma de costes totales que conllevará la puesta en marcha.

Así, una vez se sepa todo aquello que necesita el emprendedor para iniciar su proyecto, y cuánto dinero prevé que tendrá que emplear, se empezar a hacer el presupuesto inicial, en el que se deben calcular todos los gastos que pueden surgir antes de iniciar la actividad.

Preguntas de nuestros usuarios
CrediMarket