CrediMarket

Las mejores hipotecas puente

Las hipotecas puente son préstamos que permiten cambiar de casa sin tener que vender la vivienda actual con prisas. Usa nuestro comparador para ver la oferta existente en Abril de 2024.

h2b Hipotecas
TAE2,49%TIN: 1,99%
Años 30 Plazo máx.
  • Contratar 0 productos adicionales
Finteca
TAE3,00%TIN: 2,65%
Años 30 Plazo máx.
  • Contratar 2 productos adicionales
2 hipotecas encontradas
¿Qué es el tipo de interés? El interés es el coste que tiene para ti el dinero que debas en cada momento. La entidad financiera cobrará el dinero prestado más ese coste. El interés puede ser de dos tipos: fijo o variable. En el interés fijo el coste no cambiará en toda la vida del préstamo. Con el interés variable el coste variará periódicamente, trimestral, semestral o anualmente según el contrato del préstamo. El interés variable se determinará sumando el valor de un índice de referencia (habitualmente el Euribor) a una cantidad fija llamada diferencial. Cuanto menor sea el tipo de interés -en un préstamo a interés fijo- o el diferencial -en los préstamos a interés variable- menor será la cantidad total a pagar. ¿Dudas? Haz una pregunta
Hipotecas puente

Una hipoteca puente es un préstamo que te permite comprar una casa mientras vendes tu vivienda actual con calma. Pedir un préstamo puente es ideal si sabes que sin prisas conseguirás, por tu actual casa, un mejor precio.

Descúbrelo todo acerca de las hipotecas puentes: características, requisitos, ventajas y desventajas...

¿Qué es una hipoteca puente?

La hipoteca puente es un préstamo de corta duración que habitualmente se contrata cuando se quiere cambiar de casa. Concretamente, cuando se quiere comprar una vivienda nueva y vender la actual, que está hipotecada.

Una hipoteca puente te permite, así, adquirir la nueva casa y tomarte con la venta con calma y conseguir las mejores condiciones para ti. Esto es, sin prisas.

Habitualmente, un préstamo puente presenta una cuota reducida durante los primeros años y las cuotas a abonar presentarse de diferentes formas:

  • Hipoteca puente convencional: se pagan las cuotas como hasta ahora y se siguen abonando intereses y amortizando capital.
  • Hipoteca puente con carencia de capital: se pagan solo intereses durante el periodo que se establezca.
  • Hipoteca puente de cuota especial: durante un tiempo determinado se paga una cuota inferior a la que se abonará cuando se venda la vivienda actual. Transcurrido ese tiempo, se pagan las letras con las condiciones establecidas.

Cómo funciona una hipoteca puente

Una hipoteca puente consta, básicamente, de estos tres pasos:

  • Contratación de la hipoteca puente. El préstamo está sobre las dos viviendas, la nueva y la que quieres vender. Es decir, ambas tienen cargas. El importe será la suma del dinero que te queda por liquidar de la primera más el 80 % (rara vez podrás conseguir una hipoteca al 100 %) sobre el valor de tasación o compraventa de la nueva. Como una hipoteca convencional, tendrá un plazo de amortización de 30 años.
  • Abonas las cuotas de la hipoteca puente mientras vendes la primera vivienda. Habitualmente, las letras son más bajas ya que las entidades dan un periodo de carencia, que se puede mover entre los 6 meses y los dos años, en los que abonarás sólo intereses.
  • Vendes la vivienda anterior y liquidas la deuda con el dinero de la transacción. A partir de ese momento, tu hipoteca puente se convierte en una hipoteca convencional.

Requisitos de las hipotecas puente

Como cualquier otro producto de financiación, para acceder a una hipoteca puente se tienen que cumplir con algunos requisitos. El primero de todos, que el nuevo inmueble que se va a comprar sea primera vivienda. Si no es así, difícilmente se podrá acceder a una hipoteca puente.

Más allá, y como cualquier otro préstamo hipotecario vas a tener que demostrar que tienes solvencia para hacer frente a las cuotas. Es decir, que tus ingresos son suficientes, periódicos y justificables. Tantos como para devolver, en el tiempo que acuerdes con el banco, el dinero que pidas más los intereses que genere.

Otro requisito fundamental para que te concedan una hipoteca puente es no estar (ni haber estado) en listados de morosidad como, por ejemplo, Asnef.

¿Qué gastos conllevan las hipotecas puente?

Los gastos de una hipoteca puente son los mismos que los que se abonan al contratar una hipoteca convencional. Es decir, la tasación de las viviendas más las comisiones que pueda tener el préstamo en sí (de apertura y estudio...). Además, los intereses que genere durante el plazo de amortización.

Ventajas y desventajas de una hipoteca puente

Los préstamos puente, que nos sirven para comprar una vivienda mientras vendemos la anterior, que también tenemos hipotecada, no dejan de ser un producto de financiación y, como tal, presenta sus ventajas y desventajas. Te explicamos unas y otras aquí.

Ventajas de las hipotecas puente:

  • Vendes la vivienda actual con calma. Al tener más tiempo (entre seis meses y dos años, según la entidad), puedes intentar conseguir las mejores condiciones.
  • Al principio pagas menos ya que tienen periodos de carencia.

Desventajas de las hipotecas puente:

  • El plazo que te dé el banco para vender la casa puede resultarte insuficiente. Si fuera tu caso, que te queda corto, tendrías que hacer frente a una hipoteca por las dos casas.
  • El valor de la vivienda puede variar y devaluarse respecto al precio al que la compraste o la quieres vender.

¿Las hipotecas puente son más caras?

Los tipos de interés que aplique una hipoteca puente no tienen por qué ser más elevados que los de una hipoteca convencional. Y es que, al fin y al cabo, el precio dependerá de la política de comercialización que tenga, al respecto, la entidad.

Con todo, ten en cuenta que, en el mercado de financiación actual, las hipotecas puente son un producto casi anecdótico. Sea como sea, en cualquier caso, te recomendamos que antes de decidirte por un producto, valores varias opciones. Compares, analices y elijas la mejor opción. En este sentido, la ayuda experta de los agentes de CrediMarket te puede servir de orientación.

Qué riesgos tiene una hipoteca puente

El principal riesgo de una hipoteca puente es que, con el paso del tiempo, el precio de la nueva vivienda sea mayor que lo que se consiga por la venta de la anterior.

Otro aspecto a considerar de una hipoteca puente es que, si en el tiempo que se haya acordado con el banco, no se llega a vender la primera de las casas, se tendrán que asumir unos gastos más altos o malvenderla.

Más allá, en una hipoteca puente actúan como garantía las dos inmuebles. Así, en el caso hipotético de un pago, bien por un imprevisto o porque no se ha podido vender en el tiempo acordado el primer inmueble, pueden llegar a perder los dos.

¿Qué bancos tienen hipotecas puente?

Pocas entidades, y aquí nos referimos tanto a bancos como a financieras, comercializan en la actualidad de hipotecas puente. De hecho, su presencia es anecdótica en las carteras de productos.

Según hemos podido constatar, Banco Santander cuenta con una hipoteca puente, la Hipoteca Cambia de Casa, con la que se puede conseguir hasta el 100 % de financiación. Más allá, no nos consta ninguna otra hipoteca puente.

¿Dónde puedo contratar la mejor hipoteca puente?

Tanto estés buscando una hipoteca puente como una convencional, estás en el sitio indicado. En el comparador de hipotecas de CrediMarket podrás ver y analizar la oferta de las principales entidades que operan en España, para que te hagas una idea acerca de cómo está el mercado.

Además, podrás conseguir, gratis y sin compromiso, un estudio de financiación personalizado. Es decir, de todas las hipotecas puente que hay en el mercado, cuál tiene mejores condiciones en función de tus necesidades y perfil.

Para ello, sólo tendrás que acceder al simulador de hipotecas puente de CrediMarket y responder a unas preguntas muy sencillas. Tus respuestas nos ayudarán, a la hora de elaborar tu estudio financiero, a ajustar al máximo los resultados que te demos. Estas son las cuestiones:

  • Finalidad de la vivienda. En este caso, comprar una primera vivienda.
  • Qué valor tiene el inmueble.
  • Cuánto darás de entrada.
  • Número de titulares que tendrá la hipoteca puente.
  • Qué tipo de contrato laboral (autónomo, indefinido, etcétera) tiene el titular con mayores ingresos.
  • A cuánto ascienden los ingresos que entran en casa.
  • Cuánto pagáis por otras deudas.
  • Cuándo queréis comprar la vivienda y provincia en la que está ubicada.
  • Datos de contacto: nombre, dirección de correo electrónico y número de teléfono.

Alternativas a las hipotecas puente

¿Qué hago si no me conceden una hipoteca puente? ¿O si no encuentro un préstamo puente que satisfaga mis necesidades? No te queda otra que buscar alternativas. Y, como en todo, algunas son más agradables (al menos en lo que a nuestros objetivos se refiere) que otras. Estas son algunas de las alternativas que podemos encontrar las hipotecas puente:

  • Ampliar la hipoteca actual hasta cubrir el importe de la nueva vivienda. Como sucede con cualquier producto de financiación, el banco estudiará tu perfil y finanzas ya que el volumen de dinero que vas a ampliar es más que considerable. Además, tendrás que pagar la comisión de novación, la tasación...
  • Contratar una segunda hipoteca. Haz cálculos sobre cómo quedarán las cuotas del nuevo préstamo para ver si realmente tu economía familiar tiene músculo suficiente para hacer frente, sin resentirse, de ambas financiaciones. En este menester, la calculadora de hipotecas de CrediMarket te será de ayuda.
  • Esperar hasta vender la primera vivienda. Es la opción menos ideal (igual hasta pierdes la nueva casa, la que querías comprar a través de la hipoteca puente), pero es la opción indicada si las anteriores fallan.

j b CrediMarket
Email incorrecto
J
Contraseña incorrecta
¿Has olvidado tu contraseña?

Registrar cuenta
Email incorrecto
Es el nombre que te aparecerá en tus preguntas y respuestas.
Email incorrecto
No se mostrará públicamente.
J
Contraseña incorrecta
Seguridad baja
Para que tu contraseña sea válida debe combinar mayúsculas y minúsculas, tener 10 caracteres y al menos uno de ellos ser un número o signo de puntuación
Seguridad mejorable
Para que tu contraseña sea válida debe combinar mayúsculas y minúsculas, tener 10 caracteres y al menos uno de ellos ser un número o signo de puntuación
Seguridad buena
Para que tu contraseña sea válida debe combinar mayúsculas y minúsculas, tener 10 caracteres y al menos uno de ellos ser un número o signo de puntuación
Seguridad óptima
Para que tu contraseña sea válida debe combinar mayúsculas y minúsculas, tener 10 caracteres y al menos uno de ellos ser un número o signo de puntuación
J
Contraseña incorrecta