CrediMarket
Bankimia ahora es CrediMarket

Préstamos destacados

¿Necesitas un préstamo sin presentar ningún aval? Recopilamos aquí los que ofrecenr bancos, cajas y financieras en España, para que los compares y lo pidas 'online'.

Préstamo Interés (T.I.N.)iCuota mensualFinanciación máx.Comisión apertura
29 préstamos encontrados
Respuesta InmediataCetelemPréstamo Cetelem Desde 6,95 % 120,00 € Hasta 50.000 € 0,00 %
ver detalles
Respuesta InmediataWiZinkTarjeta de Crédito WiZink Desde 24,00 % 163,00 € Hasta 10.000 € 0,00 %
ver detalles
IberCajaPréstamo Credifondo Desde 0,00 % 104,00 € Hasta 60.000 € N/A
ver detalles
ExcelendPréstamo Personal Desde 4,08 % 113,00 € Hasta 15.000 € 0,00 %
ver detalles
CofidisCrédito Proyecto cofidis Desde 4,95 % 115,00 € Hasta 15.000 € 0,00 %
ver detalles
Caixa GuissonaCrédito Consumo Desde 5,25 % 116,00 € Hasta 30.000 € 0,00 %
ver detalles
IberCajaPréstamo Ibercaja Directo Desde 5,90 % 117,00 € Hasta 60.000 € 0,00 %
ver detalles
BBVAPréstamo Premium Banca Privada Desde 5,95 % 117,00 € Hasta 75.000 € 0,90 %
ver detalles
Banco CaminosCreditodo (Menores de 35 años) Desde 6,50 % 119,00 € Hasta 60.000 € 0,95 %
ver detalles
Younited CreditPréstamo Younited Credit Desde 7,07 % 120,00 € Hasta 40.000 € N/A
ver detalles
BBVAPersonal Online (sin vinculación) Desde 7,95 % 122,00 € Hasta 75.000 € 2,30 %
ver detalles
IberCajaPréstamo Ocasión (Hasta 60 meses) Desde 8,25 % 123,00 € Hasta 60.000 € 1,00 %
ver detalles
CofidisCrédito Proyecto Celebraciones Desde 8,95 % 124,00 € Hasta 15.000 € 0,00 %
ver detalles
CofidisC.Proyecto Instrumento musical Desde 8,95 % 124,00 € Hasta 15.000 € 0,00 %
ver detalles
CofidisC. Proyecto Tratamiento dental Desde 8,95 % 124,00 € Hasta 15.000 € 0,00 %
ver detalles
  • Importe:
    Otra cantidad:
  • Plazo:
    Otra cantidad:
    años
  • Entidad:
    Todas
    Limpiar filtros
¿Qué es el tipo de interés? El interés es el coste que tiene para ti el dinero que debas en cada momento. La entidad financiera cobrará el dinero prestado más ese coste. El interés puede ser de dos tipos: fijo o variable. En el interés fijo el coste no cambiará en toda la vida del préstamo. Con el interés variable el coste variará periódicamente, trimestral, semestral o anualmente según el contrato del préstamo. El interés variable se determinará sumando el valor de un índice de referencia (habitualmente el Euribor) a una cantidad fija llamada diferencial. Cuanto menor sea el tipo de interés -en un préstamo a interés fijo- o el diferencial -en los préstamos a interés variable- menor será la cantidad total a pagar. ¿Dudas? Haz una pregunta
Ayuda sobre préstamos personales (octubre de 2017)
Preguntas frecuentes

Un préstamo personal es un producto financiero a través del cual una persona obtiene del banco un dinero a cambio de devolverlo periódicamente, sumando además un tipo de interés pactado.

Un crédito personal en cambio es un producto financiero a través del cual el banco deja un dinero al cliente durante un periodo de tiempo determinado. Durante ese periodo el cliente puede ir disponiendo de todo o parte del dinero y solo paga intereses por el dinero dispuesto. Cuando llega la fecha de vencimiento (normalmente a los 12 meses del inicio del crédito), el cliente devolverá a la entidad todo el crédito. Habitualmente el banco cobra los intereses mediante liquidaciones trimestrales.

Un crédito personal es un producto financiero más adecuado para autónomos o profesionales, mientras que un préstamo personal se destina normalmente a la compra de bienes y servicios de consumo.

Ambos productos se denominan como personales porque la entidad tiene como garantía los bienes presentes y futuros del deudor, no existe una garantía especial.

El aval, referido a un crédito o préstamo con garantía personal, se trata de una garantía adicional que solicita el banco, caja o financiera al considerar que el titular no reune o incumple algunos de los requisitos necesarios para la concesión del préstamo o crédito.

Este aval puede tratarse de la aportación de una garantía real (bienes inmuebles, dineraria) o la garantía personal de otra persona, avalista.

Es habitual que, además de las garantías personales de la persona que pide el préstamo, la entidad financiera solicite un aval como garantía adicional de pago.

La persona que pide el préstamo personal puede presentar uno o varios avalistas, que, al igual que el titular del préstamo, garantizan con sus bienes la devolución de la deuda. El o los avalistas responden de la deuda de forma solidaria. Esto significa que cada avalista, de forma individual, es responsable del pago de la totalidad del préstamo de la misma forma que el titular. Cualquier avalista puede ser el primero en responder de la deuda y tienen las mismas obligaciones que el titular del préstamo.

La entidad financiera no tiene obligación de comunicar al avalista los retrasos en el pago del préstamo del titular y tampoco un vencimiento del préstamo por impago, situación en la que se le podría exigir al avalista la totalidad de la deuda. El avalista puede llegar a enfrentarse a un embargo de sus bienes para saldar la deuda con la entidad financiera, aunque éste sería un caso extremo, puesto que el que primero debe responder con sus bienes es el titular del préstamo.

En cualquier caso, conviene que cuando una persona avale un préstamo sea consciente de sus obligaciones y de los posibles riesgos que asume. Es aconsejable avalar solo a personas cercanas y que cuentan con la suficiente solvencia financiera para devolver el préstamo.

Además, el avalista debería ser consciente de que en cualquier momento se le puede exigir el pago de la cuota (en el caso, por supuesto, de que el titular no pague), por lo que conviene que contemple esta posibilidad y se asegure de que con sus ingresos es capaz de hacer frente a este desembolso adicional.

Al tratarse de una garantía del préstamo, el avalista también deberá presentar al banco la documentación que demuestre sus ingresos (principalmente nóminas), sus bienes y su situación financiera, en especial información sobre sus créditos.

Otras preguntas relacionadas:

En ambos casos, la garantía aportada como aval o avalista, responderá en caso de impago del préstamo o crédito ante la entidad financiera y en el caso del avalista, al ser su garantía personal con lo que avala al titular del préstamo, lo hará con todos sus bienes, presentes y futuros.

En caso de impago, el avalista también aparecerá registrado en los ficheros de impagados ASNEF, RAI, etc.

Es muy importante tener en cuenta que cuando se aporta una garantía real, habitualmente una finca o en el caso de ser dineraria, un depósito bancario, si esta corresponde a un avalista, es decir una persona distinta al titular del préstamo, si no se acota la garantía aportada en el documento o póliza que se firme, el avalista responderá además de con el bien aportado, también con su garantía personal. Es decir que el banco también podrá reclamarle o embargarle otros bienes, como pueden ser nóminas, ingresos y saldos en cuentas bancarias.

La conveniencia de aportar un aval, únicamente viene determinada por la exigencia del banco, caja o financiera como condición para la concesión del crédito o préstamo solicitado. Solo en este caso se podría considerar conveniente la aportación del aval ya que de no hacerlo, el préstamo o crédito será denegado por la entidad.

Es muy importante fijarse muy bien en qué términos se fija el aval aportado, en la cláusula que se incluye en el documento que se va a firmar, contrato o póliza. En el caso de aportarse como aval una garantía real perteneciente a una persona distinta al titular, es conveniente indicar que el aval aportado se limita única y exclusivamente al bien aportado como garantía, para evitar que la persona que avala, responda también con el resto de sus bienes.

También es importante negociar con la entidad financiera, la posibilidad de que el aval aportado solo sea efectivo por una parte del importe del préstamo y/o por un plazo o tiempo determinado. Es decir el aval puede ser por la totalidad del importe y hasta el vencimiento del préstamo o también se puede fijar un importe máximo avalado y/o hasta un plazo determinado, que no tiene por qué ser el vencimiento final del préstamo.

Por ejemplo, en un préstamo de 20.000 euros, el aval aportado podría ser hasta un máximo de 10.000 euros, durante toda la vida del préstamo o limitando el tiempo, mientras que el capital pendiente de amortizar sea superior a 10.000 euros.

El hecho de avalar un préstamo conlleva a tener las mismas obligaciones que el solicitante, además el avalista puede terminar pagando la deuda contraída por el deudor hasta que quede totalmente saldada. Si el avalista no puede pagar la deuda puede verse envuelto en un largo proceso judicial que termine con el embargo de la cuenta corriente, los bienes personales (su casa, el coche...) incluso la parte de la nómina que exceda del Salario Mínimo Interprofesional.

Preguntas de usuarios

Ver más preguntas

CrediMarket Noticias
(octubre de 2017)
CrediMarket