CrediMarket
Bankimia ahora es CrediMarket

Financia tu nueva reforma

Descubre qué bancos, cajas y financieras disponen de préstamos para hacer reformas en casa, compara sus características y solicita, gratis y en un clic, el que más te convenza después de calcular las cuotas a través de nuestro simulador de préstamos.

Préstamo Interés (T.I.N.)i Cuota mensual Financiación máx. Comisión apertura
60 préstamos encontrados
Respuesta InmediataINGPréstamo NARANJA Desde 5,95 % 193,00 € Hasta 60.000 € 0,00 %
ver detalles
Respuesta InmediataAbancaPréstamo 24h Desde 6,95 % 198,00 € Hasta 60.000 € 1,50 %
ver detalles
Respuesta InmediataBBVAPersonal Online (con vinculación) Desde 6,95 % 198,00 € Hasta 75.000 € 2,30 %
ver detalles
Respuesta InmediataCetelemPréstamo Cetelem Desde 6,95 % 198,00 € Hasta 50.000 € 0,00 %
ver detalles
Respuesta InmediataEVO FinancePréstamo Personal Desde 8,00 % 203,00 € Hasta 30.000 € 0,00 %
ver detalles
Respuesta InmediataBanco SabadellPréstamo Expansión Desde 8,50 % 205,00 € Hasta 60.000 € 2,00 %
ver detalles
Respuesta InmediataWiZinkTarjeta de Crédito WiZink Desde 24,00 % 288,00 € Hasta 10.000 € 0,00 %
ver detalles
Self BankTenTu Crédito Desde Euribor + 1 mes +5,00 % 0,00 € Hasta 15.000 € 0,00 %
ver detalles
  • Importe:
    Otra cantidad:
  • Plazo:
    Otra cantidad:
    años
  • Entidad:
    Todas
    Limpiar filtros
¿Qué es el tipo de interés? El interés es el coste que tiene para ti el dinero que debas en cada momento. La entidad financiera cobrará el dinero prestado más ese coste. El interés puede ser de dos tipos: fijo o variable. En el interés fijo el coste no cambiará en toda la vida del préstamo. Con el interés variable el coste variará periódicamente, trimestral, semestral o anualmente según el contrato del préstamo. El interés variable se determinará sumando el valor de un índice de referencia (habitualmente el Euribor) a una cantidad fija llamada diferencial. Cuanto menor sea el tipo de interés -en un préstamo a interés fijo- o el diferencial -en los préstamos a interés variable- menor será la cantidad total a pagar. ¿Dudas? Haz una pregunta
Ayuda sobre préstamos personales (agosto de 2017)
Preguntas frecuentes

Para asegurarse de tu capacidad para devolver el dinero del préstamo ó crédito personal, la entidad financiera solicita información sobre:

  • Los ingresos periódicos: por trabajo, alquileres, o de otro tipo.
  • La existencia de bienes y activos que conforman su patrimonio: pisos en propiedad, acciones, etc.
  • Realidad de su situación financiera: necesitará la información sobre otros compromisos de pago y en caso de tenerlos, los importes pendientes existen y sus cuotas mensuales.
  • Acreditar ser un buen pagador: la entidad financiera comprueba los ficheros de morosos más habituales para las personas físicas como el de ASNEF y el de Experian, etc.
  • Vinculación: algunas entidades mejoran las condiciones si se ingresa la nómina o recibos en su entidad o si se contratan más productos en la entidad.

Además, en caso de que piense acceder a una subvención para financiar la reforma o rehabilitación, recuerde que es requisito imprescindible presentar factura detallada de la reforma o rehabilitación.

El importe a financiar suele variar, las entidades fijan un mínimo que se inicia sobre los 10.000 o 15.000 euros hasta cantidades de 60.000 - 75.000 euros como máximo. Además establecen un plazo de amortización entre cinco y diez años.

 

Los bancos y las cajas de ahorro ofrecen estos productos específicos para financiar este tipo de pagos, con préstamos que oscilan entre los 10.000 y los 60.000 euros con un plazo de amortización que se puede ampliar hasta los diez años, permitiendo al cliente pagar cuotas de manera cómoda y flexible.

El tipo de interés que se suele aplicar suele oscilar entre el 6% y el 8%. También se debe de tener en cuenta las comisiones de apertura y de amortización anticipada que exigen algunos bancos ya que el importe final a devolver puede aumentar entre un 1% y un 2,50%.

El cliente puede escoger entre dos tipos de crédito que permiten financiar la obra del hogar. En primer lugar esta el préstamo reforma con garantía hipotecaria cuya característica principal es hipotecar la vivienda como garantía de posibles impagos. La segunda opción es el crédito reforma que no presenta la necesidad de poner en riesgo la casa, pero el tipo de interés es más alto que el que exige la garantía hipotecaria.

No hay una respuesta única ya que depende de varios factores que se deben considerar de forma particular.

La ampliación de hipoteca es la opción en la que normalmente se consigue un tipo de interés más bajo y un mayor plazo de devolución. El tipo de interés suele ser más bajo ya que la vivienda que se adquiere forma parte de las garantías del préstamo hipotecario, un factor que ofrece más seguridad a la entidad.

Los préstamos o créditos personales suelen tener un tipo de interés superior que el de los préstamos hipotecarios porque la entidad no suele exigir una garantía especial (como, por ejemplo, una vivienda en el caso de los préstamos hipotecarios para asegurarse el recobro de la cantidad prestada). Únicamente tienen como garantía los bienes presentes y futuros de la persona que lo solicita. Su plazo de devolución es más corto que en el caso de la ampliación de una hipoteca.

Como resumen de lo anterior diremos que la ampliación de una hipoteca es más cómoda porque ofrece un interés y cuotas mensuales más bajas, pero los gastos de gestión suelen ser más elevados que un préstamo ó crédito y si el plazo es muy largo, al final que acaba pagando se paga más dinero en concepto de intereses.

Por ejemplo, si la reforma o rehabilitación cuesta 30.000€ y lo incorporamos a la hipoteca con un tipo de interés del 3,00% a la que le quedan 15 años de vida, pagaremos entre capital e intereses 37,291,41 euros en cuotas de 207,17 euros (datos obtenidos con la calculadora de hipotecas con carencia. Comparativamente, un préstamo de 30.000 euros con un 6,00% de interés y 7 años de devolución pagaríamos entre intereses y capital un total de 36.813,56 euros en cuotas de 438,26 euros (datos obtenidos con la calculadora de préstamos con carencia).

A esto hay que tener en cuenta además los gastos de gestión y comisiones, que en el caso de la ampliación de una hipoteca suelen superar el de los préstamos y créditos personales.

En definitiva, a la hora de elegir entre una opción u otra, es necesario tener en cuenta los siguientes factores:

  • Contemplar el importe del préstamo y la capacidad que tienes para devolverlo: las entidades de crédito fijan como tope el endeudamiento entre un 35% y un 40% de los ingresos mensuales. En cambio, si solicitas una ampliación de una hipoteca, tienes más opciones para conseguir un plazo de amortización del capital más largo, pudiendo reducir así el importe de la cuota mensual.
  • Calcular el coste total del préstamo: al comparar el importe total que pagarás utilizando cada una de las opciones (incluyendo además de los intereses, las comisiones, gastos de constitución del préstamo, etc.) puedes valorar tu decisión.

No existe una formula única para financiar una rehabilitación o reforma de una vivienda. Se debe estudiar cada caso individualmente y tener en cuenta las posibles ayudas existentes así como las deducciones fiscales que pudieran existir.

Sí que existen ayudas y subvenciones, pero están sujetas a varios condicionantes en función del tipo de la obra: si son reformas o rehabilitaciones de la vivienda.

Algunas de las ayudas las puedes consultar en el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2013-2015.

  • El plan se estructura en diferentes programas. Entre ellos:
    • De ayudas al alquiler de la vivienda.
    • Para fomentar el alquiler de viviendas.
    • Para impulsar el parque público de vivienda de alquiler.
    • De fomento de la rehabilitación edificatoria.
    • Para la regeneración y renovación urbana.
    • Para la implantación del informe de evaluación de los edificios.
    • Para la constitución de ciudades sostenibles.

Otras ayudas que puedes consultar son las Áreas de rehabilitación integral (ARI) y las Áreas de renovación urbana (ARU). De todas formas, la cuantía de estas ayudas ha disminuido y en algunas comunidades autónomas es inexistente.

Con independencia de si las obras que queremos acometer son consideradas reforma o rehabilitación, es importante siempre informarse en el Ayuntamiento de los planes de rehabilitación de barrios por si nuestra vivienda se encontrase dentro de un barrio con un plan de rehabilitación integral aprobado y puedan existir subvenciones municipales que contemplen las obras de rehabilitación o reforma.

A nivel estatal se suprime a partir de 1 de enero de 2013 la deducción por inversión en vivienda habitual. No obstante, podrán continuar practicando esta deducción aquellos contribuyentes que hubieran satisfecho cantidades con anterioridad a 1 de enero de 2013 para la realización de obras de rehabilitación de su vivienda habitual, siempre que estén terminadas antes de 1 de enero de 2017.

Conviene tener presente que los préstamos personales no son la mejor opción de financiación para comprar una vivienda, ya que los importes concedidos suelen ser reducidos (lo habitual es que no superen los 60.000 euros) y los tipos de interés son muy superiores a los de las hipotecas.

Sin embargo, los préstamos personales pueden ser una alternativa interesante para financiar obras o reformas en la vivienda por cantidades no muy elevadas. En comparación con las hipotecas, los préstamos personales tienden a tener comisiones más bajas y no presentan costes adicionales como la tasación de la vivienda. Además, exigen la contratación de menos productos adicionales que los préstamos hipotecarios.

Otras preguntas relacionadas:

Si el banco o financiera que te han concedido el préstamo, no te han exigido que justifiques documentalmente que aplicas los fondos a la finalidad para lo que lo has solicitado, es decir las reformas, no deberías tener problemas en aplicar el importe del préstamo para otro fin.
En ocasiones las entidades si que solicitan justificación ya que cuando realizan el estudio de la operación, el criterio de riesgo puede variar según el destino para que se solicite.

Un préstamo personal es un producto que permite a un usuario recibir un cantidad determinada de dinero de un banco. A cambio, el usuario se compromete a devolverle la cantidad préstada más unos intereses. Normalmente, los préstamos tienen como garantia los bienes presentes y futuros del deudor. En concreto, los préstamos incorporan una garantía hipotecaria son aquellos en los que el banco considera que la garantía personal no es suficiente para el préstamo solicitado, y por lo tanto solicita una garantía real como sería una vivienda. 

Con garantía personal nos referimos a los ingresos oficiales o las nóminas. 

Preguntas de usuarios

Ver más preguntas

CrediMarket Noticias
(agosto de 2017)
CrediMarket