CrediMarket

Préstamos que puedes solicitar online

Te ofrecemos los mejores préstamos online para conseguir el dinero que necesitas. Tanto si quieres comprar un coche, como realizar un viaje, en el comparador online de CrediMarket podrás ahorrar tiempo y dinero con los préstamos online de menor interés y plazos que más te convengan.

¿A qué esperás para conseguir la mejor financiación?

Préstamo Interés (T.I.N.)iCuota mensualFinanciación máx.Comisión apertura
22 préstamos encontrados
Respuesta InmediataING

Préstamo NARANJA de ING

Desde 5,95 % Desde 117,00 € Hasta 60.000 € 0,00 %
ver detalles
Respuesta InmediataCetelem

Préstamo Otros Proyectos de Cetelem

Desde 7,95 % Desde 122,00 € Hasta 60.000 € 0,00 %
ver detalles
Respuesta InmediataWiZink

Tarjeta de Crédito WiZink

Desde 24,00 % Desde 163,00 € Hasta 10.000 € 0,00 %
ver detalles
IberCaja

Préstamo Credifondo de IberCaja

Desde 0,00 % Desde 104,00 € Hasta 60.000 € N/A
ver detalles
Excelend

Préstamo Personal de Excelend

Desde 4,08 % Desde 113,00 € Hasta 15.000 € 0,00 %
ver detalles
COINC

Préstamo COINC (Préstamo COINC)

Desde 4,95 % Desde 115,00 € Hasta 18.000 € 0,00 %
ver detalles
TARGOBANK

Préstamo Personal (C/Vinc.) de TARGOBANK

Desde 5,50 % Desde 116,00 € Hasta 60.000 € 0,00 %
ver detalles
Younited Credit

Préstamo liquidez de Younited Credit

Desde 5,75 % Desde 117,00 € Hasta 40.000 € N/A
ver detalles
Cofidis

C.Proyecto Instrumento musical de Cofidis

Desde 5,95 % Desde 117,00 € Hasta 15.000 € 0,00 %
ver detalles
Cofidis

Crédito Proyecto Celebraciones de Cofidis

Desde 5,95 % Desde 117,00 € Hasta 15.000 € 0,00 %
ver detalles
Younited Credit

Préstamo Younited Credit

Desde 6,08 % Desde 118,00 € Hasta 40.000 € N/A
ver detalles
Cajamar

Credirealidad de Cajamar

Desde 6,95 % Desde 120,00 € Hasta 60.000 € 2,00 %
ver detalles
BBVA

Personal Online (S/Vinc.) de BBVA

Desde 7,95 % Desde 122,00 € Hasta 75.000 € 0,00 %
ver detalles
EVO Finance

Tarjeta VISA EVO Finance Clásica

Desde 19,21 % Desde 150,00 € Hasta N/A N/A
ver detalles
Bankinter Consumer Finance

Préstamo Oro Obsidiana de Bankinter Consumer Finance

Desde 21,84 % Desde 157,00 € Hasta 5.000 € 0,00 %
ver detalles
  • Importe:
    Importe
    Otra cantidad:
  • Plazo:
    Plazo
    Otra cantidad:
    años
  • Entidad:
    Todas
    Limpiar filtros
¿Qué es el tipo de interés? El interés es el coste que tiene para ti el dinero que debas en cada momento. La entidad financiera cobrará el dinero prestado más ese coste. El interés puede ser de dos tipos: fijo o variable. En el interés fijo el coste no cambiará en toda la vida del préstamo. Con el interés variable el coste variará periódicamente, trimestral, semestral o anualmente según el contrato del préstamo. El interés variable se determinará sumando el valor de un índice de referencia (habitualmente el Euribor) a una cantidad fija llamada diferencial. Cuanto menor sea el tipo de interés -en un préstamo a interés fijo- o el diferencial -en los préstamos a interés variable- menor será la cantidad total a pagar. ¿Dudas? Haz una pregunta
¿Qué debo saber antes de contratar un préstamo?

¿Qué es mejor: contratar un préstamo online o hacerlo en la sucursal de un banco?

No hay una respuesta única. El perfil y la necesidad de la persona que pide el préstamo, así como las condiciones que establezca la financiera, determinarán si es mejor contratar financiación a través de internet o hacerlo en una sucursal bancaria.

Hace unos años, las diferencias en las condiciones de los préstamos personales cuyo proceso de contratación era online y los que se concretaban en la oficina del banco eran amplias. Los primeros ofrecían mejores tipos de interés y las comisiones eran casi inexistentes, eran más ágiles, en ocasiones requerían de menos papeleo… Pero gracias a la generalización de la banca móvil y online, algunas discrepancias se han reducido.

Con todo, destacamos algunas de las ventajas de contratar financiación online. Entre ellas, la rapidez (según el tipo de préstamo a veces se sabe si está concedido o no en apenas 24 horas), la comodidad (no hace falta desplazarse a ningún sitio ya que se puede obtener en un solo clic, a través del ordenador o el teléfono móvil) y, a veces, si se trata de un préstamo personal, su coste ya que tienen menos comisiones.

Por su parte, si se contrata un préstamo a través la oficina bancaria se necesita una inversión de tiempo, ya que lo más probable es que se tenga que acudir, dos o tres veces (para pedir el préstamo, aportar la documentación y firmar el contrato en caso que sea aceptado). Pero, por contra, puede darse el caso que si lo solicitamos en nuestra entidad principal, y somos buenos clientes (con un buen comportamiento financiero y con otros productos contratados) el procedimiento sea más corto y los intereses, más ajustados, ya que conocen todos nuestros movimientos económicos al dedillo.

¿Qué comisiones tienen los préstamos online?

Tradicionalmente, los préstamos online añaden menos comisiones que los que se contratan en las sucursales de los bancos pero eso no quiere decir que no las tengan.

De incluirlas, dependen, entre otros, de la política de concesión de la entidad, del perfil del solicitante y de si es o no cliente del banco.

Sea como sea, las comisiones más habituales en un préstamo online son:

  • Estudio y apertura: No todos los bancos las aplican y cubren los gastos que conlleva la formalización del contrato. Suele ser un porcentaje del importe que se ha solicitado (entre un 1,00 % y un 3,00 %) y puede tener vinculado un importe mínimo (60, 100 o 150 euros). En ocasiones, se tiene que pagar en el momento de suscribir la financiación.
  • Amortización anticipada: Se cobra cuando se devuelve el importe solicitado antes del tiempo acordado. También es un porcentaje y está regulado por ley. Esta comisión no puede superar el 1,00 % del dinero que se adelanta si el plazo que queda es superior a un año. Si fuera inferior, alcanzará, como mucho, el 0,5 %.
  • Por reclamación de posiciones deudoras: Sólo se aplica en el caso que haya un retraso a la hora de abonar las cuotas y cubre el gasto de las gestiones que tiene que llevar a cabo el banco para reclamarnos que no hemos pagado cuando tocaba.
  • Por modificación de condiciones o cambio de garantías: El banco o financiera nos la cobrará si queremos cambiar las condiciones establecidas en el contrato inicial.

¿Qué tipos de préstamos se pueden contratar online?

Más allá de los préstamos personales, que se pueden pedir para fines muy concretos como, por ejemplo, comprar un coche o hacer obras en casa, a través de internet se pueden pedir y contratar otro tipo de préstamos. Los explicamos:

  • Minipréstamos o minicréditos: Se piden rellenando una solicitud a través de la web de la financiera. Lo más normal es que se tenga que informar del importe que se pide y el plazo en el que se va a devolver, así como el nombre y apellidos del solicitante, sus datos personales (edad, estado civil y laboral…) y bancarios, su número de teléfono móvil… Habitualmente, las compañías que comercializan este tipo de financiación piden a los clientes que abran un perfil personal en sus webs. Son préstamos de muy bajo importe (lo habitual es que no superen los 1.000 euros) que se tienen que devolver en un plazo corto (no más de uno o dos meses) y con altos honorarios. Algunas entidades ofrecen ventajas a nuevos clientes para fidelizarlos o a usuarios recurrentes que han devuelto siempre a tiempo el dinero. Por su alto coste, su uso tendría que reducirse para cubrir gastos extra muy puntuales.
  • Créditos rápidos: Se solicitan, también, tras indicar el importe más la finalidad para la que se pide y elegir las mensualidades a través de la página web de la financiera. En esta ocasión, y para que la entidad estudie si concede o no el préstamo, se tendrá que rellenar un cuestionario (nombre y apellidos, fecha de nacimiento, correo electrónico, situación personal y laboral…). Los importes que se pueden conseguir son mayores que en un minicrédito (hasta 15.000 euros en algunos casos), con tipos de interés similares o a veces más bajos que en un préstamo y con escasas comisiones. Los acostumbran a comercializar financieras de capital privado, aunque hay bancos tradicionales que los han empezado a ofrecer a los clientes que tienen mayor solvencia.
  • Anticipos de nómina: Los bancos los ofrecen a clientes con un buen perfil económico y que tienen sus ingresos domiciliados. Se pueden contratar a través de un clic, bien desde el servicio de banca online, bien a través del teléfono. El importe que se puede pedir equivale como mucho la suma de tres o cuatro nóminas y se tiene que devolver en, como mucho, seis meses. No suele tener intereses pero sí comisiones, la más habitual, de apertura.
  • Tarjetas de crédito: Tanto ofrecida por los bancos como por financieras externas, las tarjetas de crédito también se pueden suscribir online. En este caso, se tiene que rellenar un formulario con los datos personales y económicos. La entidad suele dar una respuesta casi inmediata acerca de su concesión. El crédito que se facilita es menor al de un préstamo personal u online, no más de 10.000 euros, y los intereses son más elevados, a veces pueden superar el 25,00 %.
  • Préstamos personales: Hay bancos que dan la posibilidad, tanto a clientes como no clientes, de contratar un préstamo personal a través de su web. En este caso, hay que indicar para qué se pide, el dinero que se necesita, los ingresos mensuales, los gastos que se puedan tener… En ocasiones, hacen una simulación de las cuotas, tanto si contratas otros productos del banco como si no. En este caso, el importe que se puede obtener puede llegar a los 60.000 euros, a veces más, y el tipo de interés se mueve entre el 5,00 % y el 9,00 %.

¿Se puede contratar un préstamo online sin cambiar de banco?

Sí. Hay bancos y financieras que dan la opción de contratar un préstamo a través de internet y sin cambiar de entidad. Si bien es cierto que los primeros dan más facilidades (intereses más bajos, menos comisiones…) a las personas que se vinculan con ellos ya sea domiciliando la nómina o contratando tarjetas, entre otros.

Con todo, hay entidades que facilitan préstamos sin que el solicitante tenga que cambiar de banco. Para ello, el interesado debe indicar cuánto dinero quiere y en cuánto tiempo lo va a devolver. Acto seguido, facilitar los datos personales que se le requieran así como la documentación que se le pida. Si la financiación sale aprobada, tendrá que revisar el contrato de concesión y, si está de acuerdo con él, firmarlo. El dinero estará disponible en el número de cuenta que haya indicado (y en el que aparezca como titular) un plazo de 24 o 48 horas.

¿Son inmediatos los préstamos ‘online’?

Que la contratación de un préstamo sea ‘online’ no quiere decir que siempre se obtenga una respuesta instantánea acerca de su aprobación y que el dinero esté ingresado de forma inmediata en el número de cuenta que se haya indicado.

Con todo, actualmente existen herramientas que permiten pedir y tener una respuesta acerca de si han concedido o no el préstamo en apenas diez minutos. Se trata de plataformas online a través de las cuales se verifica la identidad y la solvencia de las personas que solicitan la financiación.

Para activarlas, lo más habitual, es que el cliente tenga que entrar en su servicio de banca online y desde ahí se remitirá al banco o financiera sus movimientos económicos del último año: la entidad podrá ver pero no modificar su actividad monetaria. Sería lo equivalente al extracto bancario que se enviaba tradicionalmente.

Gracias a estos datos, confidenciales y encriptados, se puede dar una respuesta rápida sobre si el préstamo ha sido o no concedido.

¿Son fiables los préstamos que se contratan por internet?

Los préstamos que se contratan a través de internet son fiables si el banco o financiera que lo comercializa está regulado. Esto es, si está inscrito como tal en el Banco de España o, en el caso de las empresas de minipréstamos, en alguna asociación.

En España, no hay ninguna normativa que regule en concreto los préstamos rápidos online, pero sí hay un compendio de leyes que amparan al cliente de créditos al consumo. Básicamente la Ley 16/2011, de 24 de junio, de contratos de crédito al consumo y, para importes inferiores a 200 euros, la Ley 22/2007, de 11 de julio, sobre comercialización a distancia de servicios financieros destinados a los consumidores.

Más allá de la norma, también hay que tener en cuenta tres aspectos de seguridad a la hora de pedir un préstamo online:

  • La dirección de la web en la que se solicita va encabezada por un candado verde y el protocolo de seguridad https.
  • La financiera no pide dinero previo a la contratación del préstamo.
  • Facilita por escrito todas las condiciones del producto que se va a contratar.

Si la entidad falla en uno de estos puntos, se recomienda no seguir con la financiación.

¿Qué documentación se ha de presentar para que te concedan un préstamo online?

Los documentos básicos a presentar cuando se pide un préstamo online no varían mucho de cuando se solicita físicamente, en la oficina de un banco. A través de ellos, la entidad se asegura de que quien pide la financiación es quien dice ser y cumple con los requisitos fijados (por ejemplo, es mayor de edad). También le sirve para ver que el solicitante tiene capacidad de devolver el dinero con las condiciones y en los términos pactados.

Los más habituales son:

  • Documento de identidad: DNI, NIE o pasaporte vigente.
  • Extracto bancario: Detalle de la cuenta del banco en el que aparezca, como uno de los titulares, el nombre de quien solicita el préstamo. En ese número se ingresará el dinero en caso que la financiación sea concedida.

A partir de ahí, se podrán pedir más o menos papeles, en función de la entidad (si es un banco o una financiera), del tipo de préstamo (minipréstamo, préstamo al consumo…) y del usuario (si figura en su cartera de clientes o no). Entre otros, justificantes de ingresos, historial laboral, bienes y propiedades, recibos de otras deudas...

¿Dónde me ingresan el dinero de un préstamo contratado online?

Lo más común es que el banco o financiera, a la hora de formalizar un préstamo, pida al futuro titular un número de cuenta que debe estar también a su nombre. Es ahí donde hará el ingreso y, a partir de cuando se tengan que empezar a cobrar, remitirá las cuotas.

¿Existen préstamos por 300 euros?

Sí. Hay préstamos por 100 euros, por 200 euros, por 300 euros… Son conocidos como minipréstamos o minicréditos, que no suelen superar los 1.000 euros y se caracterizan por que se conceden de una forma muy rápida, casi inmediata.

Se tramitan 100 % ‘online’ o por teléfono (no hace falta ir a ninguna sucursal ni cambiar de banco) y se sabe si está aprobado o no al instante. De salir aceptado, el dinero está disponible, en minutos, en el número de cuenta que se haya facilitado.

El plazo para devolver el dinero es corto y no suele superar el mes, aunque en los últimos tiempos varias compañías financieras que los comercializan lo han extendido y puede llegar a los 40 o 60 días.

En cuanto a los trámites, son muy sencillos y no se requiere de mucho papeleo. Hay que rellenar un formulario y adjuntar varios documentos. Los más habituales son el DNI del solicitante, un justificante de sus ingresos y algún documento bancario en el que aparezca como titular.

Los minipréstamos o minicréditos se podrían inscribir en la categoría de préstamos rápidos y sólo deberían usarse para situaciones puntuales, gastos inesperados, cuando se necesita el dinero de forma urgente y se sabe que en breve se va a poder devolver sin problemas.

El motivo es que, de emplearse como método de financiación habitual, pueden resultar ser muy caros por los intereses (en este caso conocidos como honorarios) que añaden y que son muy elevados.

Con todo, en los últimos tiempos, algunas empresas de minicréditos han puesto en marcha promociones en las que abaratan su coste y no suman honorarios a los clientes que los piden por primera vez, para fidelizarlos, o son inferiores para usuarios que repiten y que, con anterioridad, han respondido de la deuda sin retrasos.

CrediMarket