CrediMarket

Créditos y préstamos con ASNEF

Estando en listas de morosos (como por ejemplo: RAI, ASNEF, Experian, etc.) es difícil que una entidad financiera te preste dinero. Los departamentos de riesgos de los bancos, cajas, financieras... suelen incorporar este criterio como causa de rechazo a la concesión de la operación de manera inexcusable.

Haber dejado de pagar una o varias cuotasde un crédito o préstamo personal o un recibo de cualquier tipo (telefonía, electrodomésticos, un préstamo bancario...), entre otros, es un síntoma suficiente para que las entidades no concedan financiación.

Sin embargo el mercado ha acabado creando soluciones para personas que se encuentran en estas situaciones.


  • Por un lado los préstamos con garantía hipotecaria de determinados bienes. Existen empresas (establecimientos financieros de crédito, empresas privadas que no están bajo el paraguas del regulador) que prestan dinero a estas personas con la garantía hipotecaria de bienes: inmuebles, coches, etc. Estas empresas normalmente conceden una cantidad en préstamo que supone porcentaje pequeño del valor del bien garantizado (hasta un 40 o 50%) a los que se les puede dar salida fácilmente en el mercado. Es decir, están preparadas ante un posible impago y para la recepción del bien vía embargo. Conocen el mercado del bien y ganan con su venta.
  • Empeño de bienes: otra alternativa para conseguir liquidez que existe para las personas que se encuentran en listados tipo ASNEF o RAI es el empeño de bienes (coches, joyas, etc.). En ocasiones incluso se ofrece el empeño sin dejar de disfrutar del bien empeñado, pagando un alquiler hasta que se devuelva la cantidad prestada y se recupere el objeto.
  • Mini préstamos: algunos de ellos se pueden contratar con ASNEF. Un mini préstamo es un préstamo personal mucho más rápido, conceden importes más pequeños (hasta 600 euros aproximadamente) y exigen muchas menos condiciones que un préstamo bancario. Son muy útiles para imprevistos puntuales, pero es necesario tener cuidado y no utilizarlos como vía de financiación habitual porque tienen un coste elevado.
Ayuda sobre préstamos personales (junio de 2018)
¡Ya hemos respondido 94684 preguntas! ¿Tienes dudas? Aquí las resolvemos

¿Cómo puedo saber si estoy en una lista de morosidad?

Cualquier persona que tenga pendiente una deuda, por no pagar las cuotas de un préstamo o una hipoteca, o por no abonar las facturas del teléfono o el recibo de la luz, el gas o el agua, puede estar incluida en un listado de morosidad. Los más importantes en España son ASNEF y RAI.

Según establece el artículo 28 de la Ley Orgánica 5/1992, cualquier persona que sea incorporada en uno de estos ficheros debe recibir, por parte de la empresa que ha comunicado el impago y en un plazo de como mucho 30 días, una notificación en la que se le informe de que va a ser introducida y el motivo de la deuda. El objetivo, que pueda ejercer sus derechos de información, rectificación y cancelación.

Pero esta comunicación no siempre se recibe. De hecho, en ocasiones, los afectados se dan cuenta de que están en un listado de morosidad cuando van a llevar a cabo algún trámite menos habitual, como pedir un préstamo a un banco o contratar una línea de teléfono, y las propias entidades les informan de ello.

Así que si se tienen dudas de si se está incluido o no en un fichero, se puede pedir la información recurriendo a ellos:

  • ASNEF: A través de su correo electrónico (sac@equifax.es) o por correo postal (EQUIFAX IBERICA S.L., Apartado de Correos 10.546, 28080 Madrid). Además, en su página web se adjuntan modelos de escritos para pedir la consulta de datos, la salida o la rectificación, cancelación u oposición. El organismo informa de que, para garantizar la confidencialidad de los datos, no dan ningún tipo de información por teléfono. Hacer la consulta para ver si se está en la lista de ASNEF es gratis.
  • RAI: Sólo recogen impagos de empresas, no de personas físicas. Para saber si ha sido incluída una se puede solicitar por teléfono (902 103 406) o a través de su web.

¿Qué son el ASNEF y el RAI?

Tanto ASNEF como RAI son registros en los que se incluyen a personas y empresas que no han pagado sus deudas. Son conocidos, popularmente como registros de morosos.

ASNEF es un acrónimo de Asociación Nacional de Entidades de Financiación y RAI, de Registro de Aceptaciones Impagadas. Los datos incluidos en el primero lo facilitan las empresas asociadas. Entre ellas, bancos, financieras, empresas de telefonía y suministros, aseguradoras…

En cuanto al RAI es de titularidad privada y tiene información relativa a impagos de personas jurídicas. Los datos de que dispone proceden de usuarios, dados de alta en el servicio y que aportan documentos con la firma del deudor reconociendo que tiene esa deuda.


¿Cómo puedo salir de ASNEF?

El primer paso a llevar a cabo cuando se recibe una comunicación conforme se está en un listado de morosidad, es determinar que el impago corresponde a la persona afectada. De ser así, la forma más directa para dejar de estar en uno de estos ficheros es saldando la deuda y pedir la cancelación de los datos.

Para ello, una vía es solicitar a la empresa que ha informado del impago al fichero que se encargue de todos los trámites, otra es pedírselo al banco habitual. La más rápida, quizás, es que el afectado acuda directamente al fichero que, en un plazo máximo de 10 días, deberá dar una respuesta.

En todos los casos se tendrán que presentar, al menos, justificantes del pago de la deuda y una copia del DNI del titular.


¿Se puede pedir un préstamo aunque estés en ASNEF?

Estar incluído en un listado de morosidad frena las posibilidades de obtener un préstamo. Uno de los primeros pasos que dan las entidades antes de conceder cualquier producto de financiación es consultar estos ficheros. El motivo, evitar riesgos de impago en las cuotas de los préstamos.

Con todo, existen algunas financieras que sí facilitan préstamos a personas que figuran en ASNEF o RAI en determinadas circunstancias y con ciertas condiciones.

Así, hay empresas de minipréstamos que sí conceden este tipo de financiación a personas con deudas inferiores a 100 o 200 euros y que han sido incluidos en el listado por no abonar algún servicio (luz, agua, telefonía…). Los importes que conceden son bajos (no superan los 1.000 euros) y se tienen que devolver en plazos cortos (uno o dos meses) con unos intereses más elevados que un préstamo al consumo.

Otra posibilidad es contactar con financieras que permiten empeñar el coche. Cada entidad tiene sus normas, si bien se requiere que el coche esté al nombre del solicitante y no tenga cargas. Habitualmente facilitan al usuario un porcentaje, normalmente no más del 50%, del valor de tasación del vehículo y pueden dar la opción de seguir usándolo. Los intereses y el plazo de devolución estarán señalados en el contrato de empeño.

Si pasado el plazo acordado no se ha devuelto el dinero, el solicitante perderá el coche.


Si estoy en ASNEF pero tengo una nómina fija, ¿me pueden denegar un préstamo?

Sí. Bancos y financieras son muy estrictos a la hora de conceder un préstamo. Antes de aceptar cualquier solicitud estudian muy a fondo el perfil crediticio de la persona que lo ha pedido: su pasado y su presente financiero. El objetivo, intentar minimizar al máximo los riesgos de impago.

Las entidades entienden que si una persona ha sido (o está) incluída en un listado de morosidad es porque no tiene dinero suficiente para hacer frente a sus deudas o porque no es buen pagador. Por tanto, lo más probable es que le denieguen el préstamo.


¿Qué préstamo se puede pedir si se está en ASNEF?

Aparecer en un listado de morosidad cierra muchas puertas a la hora de conseguir financiación. Los bancos y financieras consideran que si un usuario está en uno de estos ficheros es porque no tiene constancia con sus pagos o bien carece de la liquidez necesaria para poder pagar las deudas.

Con todo, no es lo mismo estar en ASNEF por el impago de las cuotas de un préstamo o hipoteca que por una factura atrasada de la línea telefónica.

Sea como sea, existen algunas opciones a las que se puede recurrir si se necesita financiación y se está en ASNEF.

  • Minipréstamos o minicréditos: Son préstamos por importes relativamente bajos (no más de 1.000 euros) que se solicitan online o por teléfono y se tienen que devolver en uno o dos meses. Los honorarios que cobran son elevados y se recomienda que no se usen como método de financiación habitual. Hay compañías que aceptan a personas en ASNEF siempre que la deuda no supera los 100 o 200 euros y no sea financiera.
  • Préstamos rápidos: Hay financieras que facilitan este tipo de producto, con el que se pueden conseguir hasta 5.000 euros. Suelen tener intereses más altos que un préstamo al consumo pero más económicos que los minipréstamos. Y los plazos de amortización dependen de la entidad, pero pueden llegar a los cuatro años.
  • Empeño de bienes: Hay empresas que dan la posibilidad de empeñar un bien: un coche o joyas, por ejemplo. En el caso del alquiler de coches, suelen facilitar hasta el 50% del valor de tasación del vehículo, siempre y cuando éste esté a nombre del solicitante y no tenga cargas. A veces puede seguir usándose el objeto empeñado a cambio de un alquiler mensual. Si no se paga la deuda, se pierde el coche.
  • Préstamos con garantías hipotecarias: Hay empresas privadas, establecimientos financieros de crédito, que dejan dinero a personas incluidas en listados de morosidad siempre que éstas puedan presentar un aval. Puede ser un inmueble, un vehículo… Facilitan un porcentaje, normalmente bajo, del valor del bien por si se produjera un impago poder recuperar el dinero con su venta.

¿Cuándo prescribe una deuda en ASNEF?

No es lo mismo el plazo de prescripción de una deuda que el plazo que pueden estar inscritas en un fichero de morosidad.

En cuanto al primero, no hay un periodo único. Así, los impagos en suministros domésticos como el agua, la luz, el gas o el teléfono prescriben a los cinco años, como los de alquiler; las tributarias lo hacen a los cuatro años y las deudas con la tarjeta llegan hasta los 15. Y mientras estos plazos no hayan transcurrido, se pueden reclamar las deudas.

En cuanto a los listados de morosidad, una deuda prescribe a los seis años desde que se produjo el impago.


¿Qué requisitos hay que cumplir para que te incluyan en ASNEF?

Básicamente hay que cumplir tres requisitos para que una persona sea incluida en un listado de morosidad:

  • Que exista una deuda real, impagada, cuyo plazo haya vencido y que se pueda exigir.
  • Que el impago se haya producido en un plazo no superior a seis años.
  • Que se haya avisado al deudor de que debe el dinero.

Para estar en un listado de morosidad no se exige ningún importe mínimo. Tan sólo con cumplir estos factores, sea cual sea la cantidad abonada: 10 o 1.000 euros.


¿Qué pasa si estoy en ASNEF por error?

Puede darse el caso de que alguien sea introducido en un listado de morosidad por error. Bien porque le han usurpado la identidad, aspecto que se tendría que denunciar ante la Policía, o por un equívoco.

En estos casos se tiene que pedir la baja al fichero que debe dar una respuesta en un plazo máximo de 10 días. Si no lo hiciera, se ha de presentar una denuncia ante la Agencia Española de Protección de Datos para que estudie el caso.

De tratarse de un error, el proceso podría acabar con sanciones a la empresa acreedora y la gestora del fichero.


¿Qué es la CIRBE? ¿Es un listado de morosidad?

La Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE) no es un registro de morosos. Se trata de una base de datos, fuente de consulta por parte de las entidades cuando alguien pide un préstamo o hipoteca, en la que están inscritos los préstamos y créditos por importe superior a 6.000 euros y las garantías que han presentado los clientes a las entidades.

Según indica el Banco de España, la CIRBE es una base de datos pública y confidencial. Esto es, que todos los bancos tienen que aportar los datos (los actualizan cada mes) y que éstos no se pueden consultar libremente.

Cualquier persona puede acceder a los datos que, de ella, tiene la CIRBE y pedir que la rectifiquen si hay un error. También podrá saber las entidades que los han consultado en los últimos seis meses.

Un banco también puede consultar los datos de una persona inscrita, siempre y cuando ésta le haya dado su permiso, si ha solicitado un préstamo.

Para iniciar el trámite se puede hacer a través de la web, de forma presencial en la sede central del Banco de España o cualquiera de sus sucursales o por correo (Banco de España. Central de Información de Riesgos. Calle Alcalá, 48, 28014 Madrid).

Deberá presentar original y copia de cualquier documento válido de identificación (DNI, NIE…) y, en caso de hacer la petición por correo, datos completos del domicilio al que se tenga que enviar el informe.

Si lo hiciera un representante del titular de los datos deberá presentar, además, un documento de identificación que corrobore que es el representante y original y copia de un poder o documento que acredite su derecho a obtener la información.


¿Quién puede saber si estoy en ASNEF?

La información incluida en los listados de morosidad es confidencial. A ella, sólo tienen acceso los titulares de los datos, justificando que son ellos mismos, o las entidades que participan en los ficheros. En el caso de ASNEF, las entidades que son miembros de la Asociación Nacional de Establecimientos financieros de Crédito, la Asociación Española de Factoring y de la Asociación Española de Leasing.

Y pueden pertenecer a los sectores de banca, cajas de ahorro, cooperativas de crédito, establecimientos financieros de crédito, entidades de renting, telecomunicaciones, operadoras de telefonía, energéticas, alimentación, distribuidoras de tarjetas, libros o editoriales...


Ver más preguntas
CrediMarket