CrediMarket

Préstamos y créditos urgentes

Hacer frente a un imprevisto o una compra de alto valor, intentar saldar un gasto pendiente… Son varios los motivos por los que se puede necesitar dinero urgente. En este sentido, se pueden pedir créditos rápidos que se entregan en un plazo temporal más breve que el habitual si bien los intereses en su devolución son más elevados.

Como en cualquier tipo de préstamo, la entidad tendrá en cuenta el historial crediticio del solicitante, si tiene ingresos fijos, su situación laboral… A continuación mostramos los tipos préstamos rápidos, cómo solicitarlos...

¿Cómo conseguir dinero rápido?

Hay varios caminos a seguir a la hora de intentar conseguir dinero rápido y dependen del perfil financiero del interesado. Si bien cada entidad tiene su propio baremo de condiciones, básicamente se tendrá en cuenta, como en cualquier otro tipo de préstamo, las características del cliente: si tiene ingresos fijos, si debe dinero, si tiene alguna otra deuda…

Funcionarios y trabajadores con antigüedad en una empresa y sin deudas pendientes los obtendrán más fácilmente que desempleados o autónomos.

Con todo, a grandes rasgos, los dividiremos en dos grandes vías: las que pueden seguir las personas que requieren un crédito urgente y que no aparecen en ninguna lista de morosos, como la ASNEF, la RAI…, y las opciones para los usuarios que aparecen en alguna de ellas.

Mostramos algunas opciones a la hora de pretender créditos urgentes cuando no se está en ningún listado de morosos:

  • Minipréstamos: Es una alternativa si se necesita un importe pequeño y obtener el crédito de inmediato. Se trata de préstamos de hasta 600 euros a retornar sin cuotas en un corto plazo temporal, normalmente unos 21 días. El dinero se obtiene de forma ágil y fácil, incluso a través de Internet y en algunos casos por SMS. Como contra, los intereses que solicitan son bastante elevados.
  • Préstamos rápidos: Cuando se tiene que hacer frente a una cantidad algo superior, entre 600 y 10.000 euros, existen los llamados créditos rápidos. Normalmente se piden online y no es necesario acudir a una sucursal. Así, los interesados deben rellenar un formulario con sus datos, entre otros, el DNI, los datos de la última nómina o pensión y los bancarios… Las entidades suelen dar una respuesta en un breve periodo de tiempo, 48 horas a lo sumo. Se pueden retornar hasta en 5 años y los intereses que hay que abonar son algo más elevados que los de un préstamo personal tradicional pero mucho más bajos que los de los minicréditos.

    Consultar préstamos rápidos
  • Tarjeta de crédito: Para ciertos gastos, se puede optar por hacerles frente con la tarjeta de crédito. Normalmente tienen un límite, que se fija a la hora de contratarla, según las características del cliente. Muchas de ellas ofrecen la posibilidad de aplazar el pago o hacerle frente de manera fraccionada. Normalmente se cobran intereses por ambos. La ventaja de las tarjetas de crédito es que permiten elegir la forma de pago y se puede volver a disponer del dinero.

    Consultar tarjetas de crédito

Listamos a continuación algunas posibilidades si se tiene que solicitar un crédito urgente y se aparece en un listado de morosos:

  • Préstamos con garantía hipotecaria: Algunas financieras conceden préstamos urgentes exigiendo este tipo de garantías, en muchos casos bienes inmuebles, coches, objetos de arte… que ellos consideren que pueden tener una fácil salida en el mercado. El capital que ofrecen suele oscilar entre el 40 y el 50% del valor del objeto que se usa como garantía.
  • Empeño de bienes: Se trata de otra opción para aquellas personas que aparezcan en listados de morosos. Cambiar una propiedad (coche, joyas, objetos de arte…) a cambio de dinero. Hay varios tipos de empeños. Así, hay la posibilidad de cambiar el bien empeñado por dinero y también se puede dejar como garantía e ir devolviendo la cantidad prestada en cuotas y, al sufragar la deuda, recuperar el objeto.
  • Algunos minipréstamos: Algunas empresas permiten su contratación a personas que aparecen en listados como el de ASNEF, siempre y cuando la deuda pendiente de pago sea inferior a 1.000 euros.

¿Qué pasa si no pagas un préstamo?

Dejar de pagar un préstamo puede acarrear muchos problemas, que repercutirán en el futuro de las finanzas del hogar ya que se puede acabar apareciendo en ficheros de morosos, hecho que complicará la concesión de otro crédito más adelante.

Si se presentara algún problema para sufragar la cuota mensual del préstamo o crédito, se recomienda, antes de llegar al impago, hablar con los responsables de la entidad bancaria de la que se sea cliente. El objetivo, intentar llegar a un acuerdo para rebajar las cuotas mensuales y establecer un plazo más largo de amortización o, incluso, la concesión de una carencia en el préstamo.

Detallamos a continuación el proceso que se seguiría si no se llegara a ninguna resolución con los trabajadores del banco o caja:

  • Primer mes de impago: El banco o caja avisará sobre él para descartar que se trate de un olvido. En caso que sea un descuido, aplicará unos intereses de demora en el pago (superiores a los que se cobran de origen) y, en ocasiones, una comisión por reclamación de pagos, según se haya establecido en el contrato. Si se sigue sin pagar, los intereses y la comisión irá aumentando a medida que pase el tiempo.
  • A partir del tercer mes sin abonar las cuotas: La entidad financiera podría iniciar una demanda o reclamación judicial, si bien normalmente acostumbran a esperar a los seis meses.
  • A partir del sexto mes sin pagar: Si se lleva a cabo el proceso de reclamación judicial de la deuda, el juez puede embargar los bienes del titular del préstamo. Y es que en un préstamo, el solicitante pone como garantía sus bienes presentes y futuros hasta cubrir la deuda. Entre otros, estos son los bienes embargables:
    • Bienes inmuebles
    • Cuentas corrientes, ingresos, sueldos o pensiones
    • Productos financieros
    • Joyas, obras de arte y vehículos (coches o motos)…
Ayuda sobre préstamos personales (diciembre de 2017)
¡Ya hemos respondido 93159 preguntas! ¿Tienes dudas? Aquí las resolvemos

¿Son seguros y fiables los préstamos y créditos urgentes? ¿Hay fraudes, engaños, estafas...?

Normalmente no hay riesgo si se contratan con bancos o financieras de marca reconocida, siempre que se vigilen las condiciones del contrato. Por ejemplo debemos revisar especialmente:

También deben revisarse con cuidado las condiciones en las operaciones denominadas de capital privado. Los impagos pueden ocasionar deudas desproporcionadas.

Otras preguntas relacionadas:


Finalidades de los préstamos personales urgentes, ¿sirven para cancelar deudas, ...?

Por ser importes no muy altos algunos bancos o financieras no tienen en cuenta el objetivo del préstamo, pudiendo ser destinado a cualquier finalidad: para salir de un apuro económico, cancelar deudas, para mejorar el hogar, automóvil (coche, moto...), iniciar un negocio, parar un embargo, viajes, fiestas, bodas, …

Sin embargo, algunos bancos o financieras si que solicitan conocer la finalidad, en estas ocasiones, suelen crear modalidades en las que varía el importe máximo, el interés y el plazo máximo en función de cada tipo.

Otras preguntas relacionadas:


Ver más preguntas
CrediMarket