CrediMarket
Bankimia ahora es CrediMarket

Planes de pensiones

A continuación se describen las principales características de los planes de pensiones, un producto imprescindible para poder complementar la pensión de jubilación de la Seguridad Social.

¿Qué es un plan de pensiones?

El plan de pensiones es un vehículo de ahorro-inversión mediante el cual un individuo se obliga voluntariamente a realizar aportaciones dinerarias a una entidad financiera para que, cuando se llegue a la edad de la jubilación, una indeseada discapacidad, una dependencia severa o el fallecimiento, o actualmente también una situación de desempleo sin cobro de prestación, pueda recibir el dinero invertido.

Se trata de una de la inversiones más habituales, no solo por su función previsora para cuando se sobrepase una edad determinada, sino por las ventajas fiscales que supone la realización de aportaciones anuales al plan.

Las entidades financieras se encargan de comercializar los diferentes planes de pensiones, siendo las depositarias de los planes. Al contratar un plan de pensiones, el cliente se incorporara como partícipe de un fondo de pensiones ya constituido o de nueva constitución.

Serán las gestoras las que se encargarán de gestionar e invertir el dinero en un plan o fondo de pensiones ya constituido o nuevo, hasta que se produzca el derecho a la prestación y el propio participe decida rescatarlo o bien el titular del plan decida traspasarlo a otro plan de pensiones.

Por dichos servicios, el banco cobra al titular un interés y una serie de comisiones que están previamente determinadas en la constitución del contrato.

¿Qué ventajas fiscales ofrece los planes de pensiones?

Entre los mayores atractivos de los planes de pensiones se encuentran sus ventajas fiscales. Todas las aportaciones realizadas podrán reducirse en la base imponible del IRPF (el ahorro fiscal se produce en el mismo año en el que se realizan las aportaciones).

Así pues, son las aportaciones realizadas a planes de pensiones las que reducen la base imponible del IRPF con los siguientes límites máximos anuales por persona desde el 1 de enero de 2007:

  • Para menos de 50 años: El menor entre 10.000 euros anuales y el 30% de los rendimientos del trabajo o actividades económicas (incluyendo tanto las que pueda hacer el partícipe como las realizadas por su empresa, en el mismo o en cualquier otro plan de pensiones, un aspecto que trataremos en el siguiente apartado).
  • Para mayores de 50 años: el límite se eleva hasta el menor entre los 12.500 euros anuales y el 50% de los rendimientos del trabajo o actividades económicas.

Si se excede del máximo, se podrá retirar por los partícipes antes del 30 de junio del año sin una sanción. Los no retirados en el plazo concedido podrán ser sancionados con una multa equivalente al 50% del exceso, además de ser inmediatamente retirados.

Aportaciones al plan de pensiones realizadas por una empresa

Las aportaciones al plan también pueden ser realizadas por la empresa en la que se trabaja, en planes de pensiones específicos (denominados planes de pensiones de empleo).

La empresa actúa como promotor del plan de pensiones pero la titularidad de las aportaciones las tiene el empleado, que si lo desea también puede realizar aportaciones por su cuenta.

Las empresas suelen realizar este tipo de operación para sus empleados dado que ésta tiene la consideración de gasto deducible fiscalmente en su Impuesto de Sociedades.

Sin embargo, la aportaciones realizadas por la empresa al plan de pensiones específico son consideradas para el cliente como una retribución dineraria, por lo que tributan como rendimientos de trabajo. Tienen la peculiaridad de que dichas aportaciones no se encuentran sujetas a retención o ingreso a cuenta, es decir, no tendrán ningún tipo de retención (a diferencia de otro tipo de retribuciones como el salario, dietas, pluses etc….).

De cara a la declaración de la renta del empleado el efecto es prácticamente neutro, ya que por un lado se incrementa el apartado de retribuciones dinerarias y, por otro lado, se deducen de la base imponible.

¿Cómo elegir un buen plan de pensiones?

A continuación se comentan las claves para elegir el mejor plan de pensiones:

No dejarse llevar por los regalos, bonificaciones, etc.

Cada vez son más las entidades que intentan “captar” al cliente a través de bonificaciones en metálico, en vez de lo que se venía ofreciendo hasta el momento basado en los conocidos regalos gancho. Estas bonificaciones pueden llegar a ser de hasta un 5% del importe traspasado.

Pero, como en todo producto financiero que se precie, es importante no dejarse llevar por estos incentivos y analizar detenidamente cuál es el plan que mejor se adapta a tu perfil. Dependiendo de éste te convendrá más elegir una categoría u otra.

El plazo de la inversión y la cantidad que se va a invertir serían también otro de los factores a tener en cuenta.

Destacar que una misma persona puede contratar varios planes de pensiones, y cada uno con una modalidad distinta o igual.

Rentabilidades según la categoría del plan de pensiones

La máxima en el mundo de la inversión es que “Rentabilidades pasadas no aseguran rentabilidades futuras”. Aunque es cierto, no está de más saber cuál ha sido el desarrollo del plan de pensiones que se quiere contratar. Un plan que supere año a año a sus rivales en la misma categoría puede indicarte que con ese fondo de pensiones se está realizando una buena gestión.

Es recomendable analizar, además, cuáles son las categorías ofertados en el mercado de inversión (renta fija a corto plazo, renta fija a largo plazo, renta fija mixta, renta variable mixta, renta variable y garantizados) que presentan mejores rendimientos.

A continuación se especifican las rentabilidades medias anuales ponderadas de los planes de pensiones de este último año 2013:

  • Renta fija corto plazo: los fondos de pensiones que invierten en renta fija con una duración inferior a un año acumulan una rentabilidad media anual ponderada del 2,33%.
  • Renta fija largo plazo: los planes que invierten en renta fija con una duración a tres años acumulan una rentabilidad media anual ponderada del 3,74%.
  • Renta fija mixta: son aquellos que invierten menos del 30% en renta variable y el resto a renta fija. Estos planes acumulan una rentabilidad media anual del 3,66% al plazo de tres años, como ejemplo.
  • Renta variable mixta: invierten entre el 30 y el 75% en renta variable. Estos fondos de pensiones acumulan en el año una rentabilidad media del 5,74% al plazo de 3 años, por ejemplo.
  • Renta variable: son aquellos planes de pensiones que invierten más del 75% en renta variable. Su revalorización media anual ponderada puede llegar hasta el 23,4% en los cortos plazos.
  • Garantizados: aquellos fondos de pensiones que garantizan el capital e incluso pueden garantizar una rentabilidad fija aunque ésta suele ser bastante baja. Estos planes de pensiones registran una revalorización media en el año del 4,97% por ejemplo, en el plazo de 3 años, aunque en el corto plazo asciende al 10%.

Destacar que según la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones, en un informe de Noviembre de 2013, la rentabilidad media anual para el total de planes se situó en el 9,4%.

Referente al perfil de riesgo y habiendo hecho un repaso a las últimas rentabilidades de cada una de las categoría de inversión, es preciso explicar que a medida que va pasando el tiempo, se puede ir cambiando la categoría de inversión que se desea.

Para entender el perfil de riesgo que se relaciona con cada categoría de inversión, comentar que un inversor en planes de pensiones que comience relativamente pronto -a los 30 años, por ejemplo- puede ir pasando por todas las categorías a medida que vaya cumpliendo años ya que cuanto más joven sea más riesgos puede asumir y más puede invertir en renta variable.

A medida que se vaya acercando a la edad de jubilación, puede optar por rentas fijas o garantizadas. No hay que olvidar que un plan de pensiones, si no es garantizado puede perder dinero.

De esta forma, renta variable o renta variable mixta son más recomendables cuando el plazo hasta la jubilación es largo. Por el contrario, si el plazo es corto o no se quieren correr riesgos, los productos más habituales son los de renta fija o garantizados.

Además, es recomendable realizar una gestión activa e incluso ir cambiando de banco si aparecen nuevas ofertas ya que los planes de pensiones se pueden traspasar sin ningún tipo de coste.

Comisiones

Los planes de pensiones tienen dos tipos de comisiones:

  • Comisión de depósito: se cobra por el mantenimiento y la custodia de valores. El límite máximo actual se ha establecido en el 0,50% anual.
  • Comisión por gestión: las gestoras cobran comisiones por gestionar el plan de pensiones que pueden llegar a ser de hasta 2,00%. Si el objetivo de rentabilidad del fondo es del 3,00% ó 4,00% no interesa pagar esa comisión.

Ambas comisiones se calculan sobre el patrimonio total del fondo de pensiones y están ya descontadas de la rentabilidad que obtiene el participe y por lo tanto de los derechos consolidados o saldo de su plan de pensiones. Estas comisiones deberán constar en el contrato y reglamento que firma el titular del plan de pensiones al adherirse al mismo.

Elegir un producto con bajo coste puede multiplicar las ganancias de forma importante. No obstante, existen fondos de pensiones con comisiones muy bajas pero que no resultan atractivos porque la gestión que hacen del patrimonio es mínima.

Un plan de pensiones que invierta, por ejemplo, en deuda pública o Letras del Tesoro (renta fija), no suele tener precios elevados ya que la gestión que se realiza es puramente administrativa. Cosa distinta ocurre con los fondos de renta variable, que requieren de una gestión mucho más activa y dinámica.

Tener claras las ventajas y desventajas de los planes de pensiones

Al ser productos de inversión, deberías tener en cuenta que tienen sus ventajas pero también sus inconvenientes. La ventaja más atractiva es sin duda el tratamiento fiscal que tienen estos productos. Pero, como decimos, estos productos de ahorro tienen también una serie de inconvenientes que conviene tener en cuenta antes de decidirse a contratarlos.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) enumera las siguientes desventajas:

  • Problemas de liquidez: el inversor no puede recuperar su dinero hasta el momento de jubilarse. Salvo en casos de invalidez permanente, paro prolongado o cuando fallece el titular del plan. En este último caso los herederos podrán rescatarlo.
  • En comparación con otros productos bancarios gestionados de forma similar, como depósitos a plazo o fondos de inversión, tienen elevadas comisiones.
  • Su rendimiento es inferior al de otros productos que también sirven para ahorrar.

Pero, existe además, una desventaja fundamental que se debe tener en cuenta: los planes de pensiones desgravan primero pero se paga al recuperarlos en la jubilación y en los casos permitidos, explicados a continuación.

¿Cómo rescatar un plan de pensiones?

Al contrario de lo que ocurre con un depósito a plazo fijo o con un seguro de ahorro, para llevar a cabo el rescate del plan de pensiones han de darse varias condiciones específicas.

Situaciones en las que se puede recuperar el plan de pensiones:

Aunque lo habitual es acceder al dinero cuando llega el momento de la jubilación, también se puede recuperar el plan de pensiones en otras situaciones extraordinarias contempladas por la ley aunque siempre se pedirá una acreditación de tal situación mediante informes y documentación:

  1. Invalidez laboral: debe ser total y permanente.
  2. Enfermedad grave: e incluso algunos planes de pensiones contemplan el rescate si la persona enferma es el cónyuge o incluso, algún ascendiente o descendiente del partícipe.
  3. Fallecimiento del partícipe: los herederos del partícipe pueden rescatar el plan de pensiones.
  4. Dependencia severa o gran dependencia del partícipe: regulada por la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención de las personas en situación de dependencia.
  5. Desempleo: la situación de crisis económica y las altas tasas de paro han llevado al Gobierno a modificar la normativa que regula los planes de pensiones para que se pudiera rescatar el dinero depositado en ellos en una situación de desempleo. Para llevar a cabo el rescate en este supuesto se deben dar tres condiciones: estar en situación legal de desempleo, no tener derecho a percibir la prestación o haber agotado dicha prestación y estar inscrito como demandante de empleo en el INEM.

En el caso de los trabajadores autónomos, también podrán rescatar su plan de pensiones si están inscritos como demandantes de empleo en el INEM y no reciben ninguna prestación.

En la actualidad, se puede recuperar la inversión desde el día siguiente al que se agota la prestación por desempleo o, simplemente, si no se tiene derecho a ella. También es posible rescatar el plan mientras se cobra el subsidio por desempleo (no la prestación contributiva).

Cómo solicitar el rescate

Si el partícipe de un plan de pensiones cumple uno de los supuestos citados anteriormente puede, sin problemas, solicitar el rescate de su plan de pensiones. Para ello deberá dirigirse a la entidad gestora del plan (entidad financiera, aseguradora, etc.) y solicitar el boletín de rescate, al tiempo que presenta la documentación correspondiente.

Cada supuesto (jubilación, invalidez, desempleo, etc. ) requiere un tipo de documentación específica. Una vez presentada correctamente la documentación y acreditada la situación por la que se rescata el plan de pensiones, el partícipe podrá recibir su dinero.

Aspectos a tener en cuenta

A la hora de rescatar un plan de pensiones hay que tener en cuenta que existen tres opciones para cobrar el plan:

  • En forma de capital, recibiendo un sólo pago único.
  • Como una renta periódica, cobrando una cantidad al mes, al trimestre, etc…
  • Con una fórmula mixta, es decir, una parte en capital y la otra en rentas.

Cada una de estas alternativas aplica un tipo de fiscalidad distinto por lo que es importante decidir cómo se quiere rescatar el plan de pensiones.

El importe rescatado se suma a los rendimientos anuales y tributa en la declaración del IRPF.

Quien decida cobrar el rescate en forma de capital verá aumentado ese año los impuestos a pagar ( mientras que en forma de renta pagará menos impuestos).

Por otro lado, destacar que las aportaciones realizadas antes del 1 de enero de 2007, tienen beneficios fiscales (una exención del 40%). Sin embargo, esta rebaja sólo se aplica cuando el rescate del plan se hace en forma de capital. Si lo hace de otra forma (mediante rentas periódicas) solo disfrutará de esta ventaja fiscal para el primer rescate que efectúe.

¿Cuál es la oferta actual de la banca en los planes de pensiones?

Como decimos, con tal de fomentar las aportaciones y el cambio de entidad, las entidades financieras parecen haber dejado en un segundo plano los regalos gancho para centrarse más en las bonificaciones en efectivo a quienes realicen aportaciones extraordinarias o para los que traspasen su fondo de pensiones.

No hay que olvidar que los regalos en especie, tributan en la declaración del IRPF ya que son considerados por Hacienda como rendimientos de capital mobiliario.

Conviene comparar varias ofertas antes de decantarse por un plan de pensiones en concreto y analizar variables tan importantes como la rentabilidad del producto, su riesgo y las comisiones que cobra.

Según Morningstar, una de las inversiones más rentables de la categoría de renta variable (Abante Bolsa PP) ofreció una rentabilidad a 5 años del 13,23% aunque la rentabilidad media ofrecida de los fondos de pensiones de renta variable ronda el 9,39% en el caso de a 5 años y 4,32% en el plazo de 10 años.

En cuanto a la renta fija, los planes que aparecen entre los más rentables son los que invierten en deuda a largo plazo, como el denominado BBVA Renta Fija PP, con un 2,57% por ciento de rentabilidad anual en 10 años, un porcentaje situado en la media de los planes de pensiones a renta fija.

En la opción de los planes mixtos de renta variable destaca por ejemplo el plan Bestinver Ahorro, con una rentabilidad del 9,68% para los más agresivos o del 3,50% en Bankia Mixto LY PP para los más moderados, ambos al plazo de 10 años.

Finalmente, en el caso de los planes de pensiones garantizados existen varios que han logrado acumular más de un 3 por ciento de rentabilidad.

CrediMarket Noticias (octubre de 2017) Ver CrediMarket Noticias
CrediMarket