CrediMarket

Agrupación de deudas

La reunificación de deudas consiste en agrupar en un único préstamo hipotecario varias deudas (hipoteca, letra del coche, préstamos personales, gastos de la tarjeta de crédito...) para reducir la cuota mensual.

El agrupar los pagos en uno solo a través de un préstamo hipotecario hace que los intereses a los que se tiene que hacer frente sean menores, ya que los tipos de las hipotecas son inferiores a los de un préstamo personal.

Así, con la unificación se pueden aglutinar créditos al consumo con un interés del 20% o préstamos personales al 8% en único préstamo hipotecario a un tipo de interés mucho menor, y alargar el plazo de amortización.

La reunificación de deudas con base hipotecaria implica unos gastos que hay que valorar antes de contratar este producto: tasación, cancelación de la hipoteca y préstamos a reunificar, gastos de gestoría, notaría y registro, comisión de apertura de la nueva hipoteca y honorarios de intermediación.

Te ayudamos de forma gratis y sin compromiso a reorganizar tu deuda Agrupa tus deudas
Ayuda sobre hipotecas (diciembre de 2017)
¡Ya hemos respondido 93148 preguntas! ¿Tienes dudas? Aquí las resolvemos

¿Qué es la reunificación de deudas? ¿Cómo lo puedo hacer?

La reunificación de deudas consiste en agrupar en un solo préstamo o crédito varias deudas de un mismo deudor (por ejemplo: la hipoteca, la letra del coche, el préstamo personal para la reforma de la casa, las compras efectuadas con la tarjeta de crédito, con el fin de pagar una cuota mensual menor.

Normalmente el procedimiento es cancelar todos los préstamos existentes con uno nuevo, que tiene un importe igual a la suma de todos los agrupados y normalmente mayor plazo y menor interés. De esta forma la persona consigue pagar cuotas mensuales menores, aunque ésta se paga durante más meses.

La agrupación se puede realizar mediante:

Otras preguntas relacionadas:


¿Qué gastos supone la reunificación de préstamos?

Es importante antes de tomar la decisión de unificación, tener presentes todos los gastos implícitos en la operación.

En el caso de contratar o ampliar un préstamo hipotecario, los principales gastos a tener en cuenta en una refinanciación de deudas son:

  1. La tasación de la vivienda que se va a hipotecar.
  2. Los gastos de cancelación del préstamo hipotecario anterior (se paga la comisión de cancelación más los gastos de gestoría y notario) y las comisiones de cancelación de los préstamos personales y resto de deudas.
  3. Los gastos de constitución de la nueva hipoteca (notario, impuestos, registro, etc.); son los mismos que los gastos de una hipoteca normal. Hay que tener en cuenta además que en la constitución de estas hipotecas la comisión de apertura muchas veces supera el 1%.
  4. Honorarios del intermediario financiero: hoy en día la forma más habitual de tramitar la agrupación de deudas es mediante un profesional que asesora e intermedia en la operación, cobrando unos honorarios por esta gestión.

¿Me conviene agrupar préstamos? Ventajas y desventajas.

La reunificación tiene aspectos positivos y negativos:

a) Ventajas de la reunificación de préstamos:

b) Desventajas de la reunificación de préstamos:

La reunificación de deudas ha sido un tema tratado frecuentemente en foros con opiniones diversas: algunos la consideran una operación abusiva que hay que evitar a toda costa, otros la ven como una solución positiva a determinadas situaciones: para evitar embargos, aliviar el día a día, etc.


¿Están concediendo los bancos y financieras hipotecas para reunificación en España? ¿En qué condiciones?

¿Están concediendo los bancos y financieras hipotecas para reunificación en España? ¿En qué condiciones?

Se conceden, pero cada vez menos. Hace unos años era una operación muy habitual y habían bancos especializados en este tipo de operaciones. Pero a raíz del estallido de la burbuja inmobiliaria y el estrangulamiento del crédito, cada vez menos bancos estuvieron dispuestos a llevarlas a cabo.

Debido a las particularidades del producto y la escasa oferta de entidades financieras que lo comercializa, los intermediarios o brokers financieros son la vía más fácil para tramitar este tipo de operaciones.

La actividad de intermediación hipotecaria está regulada por la Ley 2/2009, que posteriormente fue desarrollada en el RD 106/2011 que crea el Registro Estatal de empresas de intermediación y de capital privado.

Normalmente las condiciones de las hipotecas para reunificación suelen tener peores condiciones que las hipotecas para compra de vivienda. Las primeras tienen mayores tipos de interés e incorporan comisiones de apertura significativas.


¿Se pueden reunificar deudas estando en Asnef o en RAI?

Estando en listados de morosos la operación se complica mucho y más en las circunstancias actuales. Los bancos son reacios totalmente a conceder préstamos estando en listados de morosos como Asnef o RAI.

De todas formas hay empresas (intermediarios financieros, brokers) que permiten reunificar deudas en estas circunstancias. Parte de la operación es la cancelación de la deuda que ha provocado la inscripción en estos listados de morosos. El coste de este tipo de operaciones normalmente se dispara.

Otras preguntas relacionadas:


¿Se pueden agrupar deudas sin aval?

En principio si. No es necesario un aval para realizar este tipo de operaciones. Si el usuario cumple los requisitos necesarios basta con la garantía hipotecaria. Esto no implica que no existan casos en los que el aval puede ser solicitado adicionalmente a la garantía hipotecaria si el banco lo estima oportuno.

Otras preguntas relacionadas:


¿Es posible reunificar deudas sin una hipoteca?¿Y sin propiedades?

Si es posible. Se pueden agrupar todos los préstamos y créditos sin contratar una nueva hipoteca y sin tener propiedades, agrupando todas las deudas en un nuevo préstamo personal o con otro tipo de garantía no hipotecaria.

Normalmente el efecto de reducción de la cuota mensual que se consigue es menor por no poder alargar tanto el plazo de devolución, pero por esta misma razón se reducen costes de la operación.

Otras preguntas relacionadas:


¿Qué se necesita para acceder a una reunificación?

Agrupar en un solo préstamo o crédito varias deudas de un mismo deudor se hace mediante un préstamo. Hay dos tipos de reunficación una que consiste en la contratación de un préstamo hipotecario y otra que es de préstamo sin garantía hipotecaria.

Si se desea hacer una reunificación con garantía hipotecaria se precisa de una hipoteca en el caso de que queramos ampliar el préstamo que se dispone.


¿Qué ventajas y desventajas se obtienen con la reunificación de deudas?

La principal ventaja a la hora de reunificar deudas es un notable desahogo cada mes ya que la cuota a pagar es algo menor quee la suma de lo que se estaba pagando previamente por separado, con una reducción que puede ser de hasta el 50%.

Una vez unificadas todas las deudas, los gastos en forma de intereses suelen ser similares a los de la hipoteca. Como desventaja podemos destacar que, pese a que la cuota es inferior, se paga durante más tiempo y como consecuencia se encarece el coste total del crédito.

A más cuotas y más duración del crédito, mayor coste final para el cliente.


¿Cómo se formaliza una reunificación de deudas?

Después del boom inmobiliario la reunificación de deudas está cada vez más a la orden del día. Para formalizar la operación se cancelan todos los créditos o préstamos existentes y se contrata uno nuevo. Este nuevo préstamo tendrá la misma cantidad que los créditos cancelados y un mayor plazo de tiempo con un tipo de interés más bajo. Por lo tanto, se consigue pagar cuotas mensuales menores aunque la deuda dura más tiempo y se paga más intereses. 

La reunificación se realiza de dos maneras:


¿Qué bienes me pueden embargar si no pago un préstamo?

Al contratar un préstamo personal el cliente pone de garantía la totalidad de sus bienes presentes y futuros. Ante una situación de impago prolongado la entidad podría conseguir que un juez embargue estos bienes, que incluyen la vivienda, el coche, las cuentas bancarias, parte de la nómina o pensión, etc. Es decir, todo lo necesario para saldar la deuda.

Si además se ha dado la garantía adicional de uno o más avalistas, éstos tendrán que responder también de forma solidaria de todas las deudas pendiente. Es decir, si el cliente no paga y no tiene bienes para embargar, el banco puede exigir a sus avalistas que paguen su deuda o también embargar sus bienes.


¿Pueden quitarme la casa si no pago un préstamo personal?

Cuando se deja de pagar la cuota de un préstamo personal, lo primero que pasa es que se aplican unos intereses de demora y se aplica una comisión por reclamación de cuotas impagadas, y estos intereseses se van acumulando a la deuda original de forma que cada día que pase se deberá más dinero. 

Normalmente, a partir del tercer impago se suele iniciar una reclamación judicial. Una vez finalizado este plazo lo que pasa dependerá del tipo de préstamo que se tiene y de los bienes que se poseen. 

Cuando se contrata un préstamo se ponen de garantía todos los bienes presentes y futuros. Así, que ante una situación de impago prolongado la entidad podrá conseguir que un juez embargue bienes comos un coche, la vivienda, las cuentas bancarias, parte de los ingresos, etc.

Por lo tanto, si no se paga un préstamo personal sí que es posible que se embargue la vivienda. 


Ver más preguntas
CrediMarket