CrediMarket
Bankimia ahora es CrediMarket

¿Qué son y para qué sirven los códigos bancarios IBAN y SWIFT?

Febrero de 2014. Esa es la fecha límite para la migración a Sepa (Zona Única de Pagos en Euros) de los 28 países miembros de la Unión Europea, más Islandia, Liechtenstein, Mónaco y Suiza.

A partir de esa fecha cambiará el actual sistema de transferencias y adeudos nacionales y deberemos familiarizarnos con dos códigos utilizados en la actualidad sólo en las operaciones internacionales: el código IBAN y el código BIC o SWIFT.

Y es que, a partir de febrero del próximo año desaparecerán las diferencias entre pagos nacionales e internacionales y ambos códigos serán los únicos que se utilicen.

Los códigos IBAN y SWIFT o BIC

Pero, ¿qué son y para qué sirven estos códigos bancarios?. Ambos códigos fueron creados por el Comité Europeo de Normalización Bancaria ante la necesidad de encontrar un sistema común de identificación bancaria y se utilizan en las operaciones bancarias internacionales.

El código IBAN (Internacional Bank Account Number) es el número de identificación internacional para las cuentas bancarias. Su finalidad es la de facilitar las operaciones internacionales garantizando la exactitud de los datos y agilizando las transacciones. Todas las entidades están obligadas a aceptar el IBAN en las operaciones de sus clientes.

En España, el IBAN está formado por 24 caracteres (otros países utilizan hasta 34) y su estructura es la siguiente:

  • Dos primeros caracteres identifican el país de la cuenta (en el caso de España es ES).
  • Los dos siguientes caracteres son los dígitos de control para validar el IBAN.
  • Los 20 caracteres restantes corresponden al código de cuenta corriente del cliente y que identifica a la entidad (4 dígitos), oficina de la cuenta (4 dígitos), dígitos de control (2 dígitos) y número de cuenta bancaria (10 dígitos).

Por su parte, el código SWIFT o BIC (Bank Identifier Code) completa la información proporcionada por el IBAN y sirve para identificar al banco beneficiario de una transferencia. Este código puede tener una longitud de entre 8 y 11 caracteres alfanuméricos con la siguiente estructura:

  • Código entidad financiera: 4 caracteres.
  • Código país: 2 caracteres.
  • Código localidad: 2 caracteres.
  • Código Oficina: 3 caracteres.

Aplicación de ambos códigos en la zona Sepa

El Reglamento 260/2012 ha establecido el 1 de febrero de 2014 como fecha final de migración a Sepa. A partir de ese momento, todas las transferencias y adeudos realizados en España serán idénticos a los realizados en cualquier país de la zona Sepa.

Este nuevo escenario de pagos introduce una novedad principal: las cuentas bancarias se identificarán mediante el código IBAN (que se construye a partir del tradicional código cuenta cliente -CCC-) mientras que las entidades financieras lo harán mediante el código internacional BIC o SWIFT.

Por lo tanto, a partir de febrero del próximo año, las entidades bancarias ejecutarán las operaciones de pago basándose exclusivamente en ambos códigos. Para conocerlos, contacte con su entidad financiera.

Esta entrada fue publicada en Cuentas, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Entradas relacionadas

(3) Comentarios
  • Pingback: ¿Qué son y para qué sirven los códigos bancarios IBAN y SWIFT? | TravelSquare

  • El acrónimo BIC, en este caso, no se corresponde con Business Identifier Code (Código identificador de negocio), sino que responde a Bank Identifier Code (Código identificador del Banco).

      Gracias, ya lo hemos modificado,

    CrediMarket no se responsabiliza de los comentarios que se publican.
    No introduzcas datos personales o identificativos, tu comentario será público. Si cometes un error, o quieres un comentario envíanos un email a contacto@credimarket.com

    Las noticias en tu email

    Al pulsar "Suscribirse" aceptas las condiciones generales

    Buscar en el blog:

    ¿Tienes dudas?

    Cuéntanos tu caso, expertos independientes y usuarios te contestarán gratuitamente.

    Haz tu pregunta

    Categorias

    Compara y solicita
    tu préstamo