CrediMarket

Cancelar correctamente una cuenta bancaria: aquí tienes los pasos a seguir

Cancelar cuenta bancaria

Sacar todo el dinero y dejarla sin actividad no es la forma de cancelar una cuenta. Y es que, a pesar de que no tenga movimientos, puede seguir generando gastos, como de mantenimiento. Aquí te explicamos, paso a paso, cómo cancelar correctamente una cuenta bancaria.

Compara y consigue las mejores cuentas fácil y online

Retirar todo el capital que pueda haber en una cuenta, quitar todas las domiciliaciones que tengamos en ella y dejarla inactiva no supone, por raro que pueda parecer, que la hayamos cancelado.

Y es que, la entidad, siempre y cuando estas consten en el contrato que se firmó al suscribirla, puede seguir repercutiendo comisiones, como la de mantenimiento.

Así, si las comisiones bancarias no son atendidas adecuadamente (porque no hay saldo para pagarlas, por ejemplo), generarán un saldo deudor que en algunos casos puede ser importante.

Y es que, el compromiso de la entidad de seguir prestando el servicio de caja sigue vigente a no ser que se cancele el contrato, según informa la Asociación de Consumidores y Usuarios de Bancos, Cajas, Productos Financieros y Seguros (Adicae).

Por tanto, es de capital importancia, si se ha tomado la decisión de no utilizar nunca más una cuenta, cancelarla correctamente.

Pasos para cancelar una cuenta

Para cancelar correctamente una cuenta, tenemos que seguir, básicamente, cinco pasos. Te los explicamos:

  1. Comprobar que no hay deudas ni compromisos pendientes: antes de cerrar la cuenta hay que asegurarse de que no quede ningún recibido domiciliado ni ningún pago pendiente con la entidad. Hay que prestar especial atención a los recibos que llegan con menos frecuencia, como son los recibos de pago de impuestos (IBI, tasas de basura…). Mientras haya pagos pendientes, el banco no podrá dar de baja la cuenta.
  2. Retirar el dinero de la cuenta: antes de cancelar la cuenta hay que dejar su saldo a cero. La retirada de dinero se puede hacer mediante una transferencia a la nueva cuenta o retirando el dinero en metálico.
  3. Solicitar la cancelación de la cuenta: en algunas entidades para tramitar la cancelación basta con enviar un escrito, otras, sin embargo, exigen la presencia física del cliente. En caso de las entidades online, lo aconsejable es contactar con el banco por teléfono y preguntar cuál es el procedimiento.
  4. Firmar la cancelación: para firmar la cancelación es imprescindible personarse en la entidad con el DNI. Si la cuenta pertenece a varios titulares tiene que figurar el consentimiento por escrito de todos. En caso de que la cancelación sea por fallecimiento son los herederos legales los que deberán personarse en la entidad con el certificado de defunción, una declaración de herederos y la adjudicación de la herencia.
    Al firmar la cancelación hay que eliminar los medios de pago asociados a la cuenta (talonarios, tarjetas y libretas de ahorro). Al anular la tarjeta es recomendable solicitar al banco que restituya la parte proporcional de la cuota anual de la tarjeta y lo mismo con la comisión por mantenimiento de la cuenta.
    Si la cancelación es por cambio de entidad puede que el banco no le devuelva al cliente esa parte proporcional.
  5. Pedir el certificado de cancelación: es un documento donde se refleja que la relación contractual entre el cliente y el banco ha terminado. Es aconsejable conservar este documento por si hubiera reclamaciones futuras.

¿Cuándo se puede cancelar una cuenta?

Una cuenta corriente, de base, se puede cancelar en cualquier momento, salvo que en el mismo figure un preaviso que, en ningún caso, puede ser superior a los 30 días.

Algunas cuentas, especialmente las cuentas nómina que retribuyen con regalos, exigen un periodo mínimo de permanencia, con lo que en caso de cancelación anticipada habrá que hacer frente a una penalización.

El resto de cuentas se pueden cancelar sin problemas y, en la mayoría de los casos, gratuitamente aunque existen entidades financieras que pueden cobrar por realizar la gestión de cancelación.

¿Es lo mismo cuenta inactiva que cancelada?

No. Una cuenta inactiva no es lo mismo que una cuenta cancelada. Las primeras son una categoría que les dan los bancos a aquellas cuentas en las que no se han realizado movimientos durante un tiempo.

Es una clasificación interna de la entidad, por lo que podrá seguir cobrando al cliente la comisión por mantenimiento de la cuenta. De ahí la importancia de cancelar correctamente una cuenta bancaria, es decir, rescindir el contrato.

¿Necesitas una cuenta? ¡Te ayudamos!

En CrediMarket recopilamos todas las características de las cuentas que hay en el mercado y, si te interesa, te facilitamos que la contrates online. Si te interesa, haz clic en el botón.


Esta entrada fue publicada en Artículos y guías, Cuentas, Noticias y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CrediMarket no se responsabiliza de los comentarios que se publican.
No introduzcas datos personales o identificativos, tu comentario será público. Si cometes un error, o quieres un comentario envíanos un email a contacto@credimarket.com

Las noticias en tu email

Buscar en el blog:

¿Tienes dudas?

Cuéntanos tu caso, expertos independientes y usuarios te contestarán gratuitamente.

Haz tu pregunta

Categorias

Compara y solicita
tu préstamo