CrediMarket

¿Cuáles son los diferentes tipos de entidades financieras?

No todas las entidades financieras son iguales ni responden a los mismos objetivos. A continuación explicamos qué tipo de entidades existen, a qué se dedican y en qué se diferencian:

Bancos Centrales: instituciones que ejercen como autoridad monetaria y como tal son las encargadas de la emisión de dinero legal y de diseñar y ejecutar la política monetaria del país. Son entidades de carácter público y tienen como objetivo dos funciones importantes: preservar el valor de la moneda y mantener la estabilidad de precios.

En esta categoría se enclavan el Banco de España (banco central nacional y supervisor del sistema bancario español) y el Banco Central Europeo (encargado de manejar la política monetaria de los 17 estados miembros de la zona euro).

Bancos: son instituciones privadas (muchos de ellos cotizan en bolsa) y su labor principal es la concesión de préstamos y la recepción de depósitos. Están regidos por la Ley de Sociedades Anónimas. Existen multitud de tipos de bancos:

  • Comerciales: realizan solo operaciones comerciales ( préstamos, depósitos, créditos, etc…)
  • De Inversión: ofrecen productos de inversión tanto a empresas como a particulares.
  • Corporativos: orientan su negocio a clientes que son empresas.
  • Hipotecarios: su actividad se centra, exclusivamente, en la concesión de hipotecas para comprar o rehabilitar una vivienda.
  • De Tesorería: este tipo de entidades dan soporte a operaciones entre empresas que requieren una importante aportación de capital.

En España, además de los bancos nacionales operan también entidades extranjeras que se dividen en dos tipos:

  • Entidades extranjeras de países de la Unión Europea: a partir del principio de licencia única o pasaporte comunitario, las entidades de cualquier país de la Unión Europea pueden realizar en España actividades bancarias desde el mismo momento en el que el Banco de España recibe una comunicación de la autoridad supervisora del país de origen. Todas estas entidades están obligadas a pertenecer a un fondo de garantía de depósitos. La garantía común cubre 100.000 euros por depositante.
  • Entidades extranjeras de países que no pertenecen a la Unión Europea: estas entidades no se benefician del pasaporte comunitario y por lo tanto, para operar en España, necesitan autorización previa. Además, deben obligatoriamente adscribirse al Fondo de Garantía de Depósitos español, en caso de que en su país no exista un sistema de cobertura o si la misma es inferior a los 100.000 euros.

Cajas de Ahorro: al igual que los bancos, la actividad de las cajas de ahorro consiste en la captación de fondos y recursos y en la concesión de préstamos. Sin embargo, guardan importantes diferencias respecto a los bancos:

  • No tienen ánimo de lucro y su naturaleza jurídica corresponde a la de las fundaciones.
  • No pagan impuestos pero, a cambio, tienen la obligación de distribuir al menos un tercio de sus beneficios a obras sociales. Esta finalidad social se canaliza a través de lo que se denomina Obra Social.

Las cajas de ahorro han sido, sin duda, las más damnificadas por la crisis. La mayoría han traspasado sus activos financieros a entidades bancarias creadas para tal efecto (Bankia, Caixabank, etc…).

Cooperativas de crédito: son sociedades con personalidad jurídica propia cuya peculiaridad reside en su doble naturaleza, como sociedad cooperativa y como entidad de crédito y depósito. Las cooperativas de crédito suelen ir unidas a una asociación o cooperativa de origen industrial o sectorial. Pueden realizar las mismas operaciones que los bancos y las cajas pero deben atender preferentemente las necesidades financieras de sus socios.

Instituto de Crédito Oficial (ICO): es una entidad pública empresarial adscrita al Ministerio de Economía y Competitividad y que tiene la consideración de Agencia Financiera del Estado. Como entidad de crédito que es, realiza operaciones de financiación. Para obtener fondos acude a los mercados financieros, emitiendo bonos y títulos de deuda. Normalmente para llevar a cabo sus operaciones, el ICO suele utilizar la mediación de otras entidades financieras.

Establecimientos Financieros de Crédito: se trata de entidades privadas (similares a los bancos) pero que no pueden tomar depósitos, tan sólo hacer préstamos. Se dedican a realizar operaciones de crédito en un ámbito muy específico: leasing (arrendamiento financiero con opción de compra), factoring (cesión de una cartera de créditos), crédito al consumo, crédito hipotecario, tarjetas, avales, etc… Estas entidades gozan también de la supervisión del Banco de España.

Entidades de dinero electrónico: se dedican a emitir dinero electrónico que es admitido como medio de pago por empresas distintas a las entidades emisoras. Están reguladas por la Ley 21/2011 de 26 de junio.

Entidades de pago: una entidad de pago es una persona jurídica a la cual se le ha otorgado autorización para prestar y ejecutar servicios de pago. Están controladas por el Banco de España y entre sus funciones figuran: abrir cuentas de pago, ejecutar operaciones de pago, abrir líneas de crédito, emisión y adquisición de instrumentos de pago, enviar dinero y ejecutar órdenes de pago telemáticas.

Sociedades dominantes de entidades de crédito: una sociedad dominante es una sociedad mercantil que siendo socio de otra u otras sociedades mercantiles o no, mantiene con ellas alguna relación de dominancia como, por ejemplo, que posea la mayoría de los derechos de voto. En España solo hay una sociedad dominante de entidades de crédito. Se trata de Lico Corporación.

Sociedades de Garantían Recíproca y Reafianzamiento: entidades financieras cuyo objeto principal consiste en facilitar el acceso al crédito de pequeñas y medianas empresas y mejorar, en términos generales, sus condiciones de financiación a través de la prestación de avales ante bancos, cajas de ahorro, cooperativas de crédito, Administraciones Públicas y clientes y proveedores.

Sociedades de Tasación: estas sociedades están autorizadas para realizar valoraciones de bienes inmuebles para cierto tipo de entidades financieras.

Establecimientos de compra venta de moneda extranjera: en esta categoría se incluye a las personas físicas o jurídicas que realicen, en establecimientos abiertos al público y con carácter profesional, la actividad de cambio de moneda. Estos establecimientos están regulados por el Real Decreto 2660/1998 del 14 de diciembre.

Esta entrada fue publicada en Artículos y guías, Cuentas, Depósitos, Hipotecas, Oficinas, Préstamos, Tarjetas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Entradas relacionadas

Los comentarios están cerrados.

CrediMarket no se responsabiliza de los comentarios que se publican.
No introduzcas datos personales o identificativos, tu comentario será público. Si cometes un error, o quieres un comentario envíanos un email a contacto@credimarket.com

Las noticias en tu email

Buscar en el blog:

¿Tienes dudas?

Cuéntanos tu caso, expertos independientes y usuarios te contestarán gratuitamente.

Haz tu pregunta

Categorias

Compara y solicita
tu préstamo